Mosqueteros de Yehovah

La Ekklesía Profética le es familiar el Desprecio del Mundo, Carne y Demonio

LECTURAS

DEL SHABBAT

EVANGELIO

Marcos 6, 1-6

1RA LECTURA

Ezequiel 2, 2-5

2DA LECTURA

2 Corintios 12, 7-10

SALMO

123, 1-2a. 2bcd. 3-4

Reflexión de la Palabra Semanal

El mundo ama a los suyos, por ello, si como cristiano no has sido confrontado por los de tu casa por vivir como discípulo de Yeshúa, lamentamos informarte que eres un pagano más, eres un individuo refinado calienta bancos.

Si algo es seguro, es que cuando experimentas el amor de Yehováh y decides seguirle, el celo del don bautismal profético despierta en ti una ira santa por denunciar en tu propia casa todo lo que se está haciendo de espaldas a la Palabra de Yehováh. No lo puedes evitar te quema por dentro y cuando te das cuenta ya estás denunciando otras acciones rebeldes llevadas a cabo por los miembros de tu familia. No puedes callar por lo que te haces pesado, hasta el punto de que te rechazan te odian y encuentran cualquier pretexto para estar lejos de ti. 

El hijo de Yehováh investido del don profético vendría a ser una chupeta de ajo repugnante para los de su casa, es uno que nos es bienvenido ni siquiera en los velorios mucho menos lo invitan a sus banquetes o celebraciones puesto que saben que en lo que le den chance inmediatamente va a predicar a todos los presentes. 

Insistimos el que no haya experimentado el rechazo de los de su propia casa necesita arrepentirse y creer en el evangelio para experimentar lo que es ser sacado fuera del mundo, del demonio y de la carne. Lo que antes se pensaba como normal ahora sabemos que es una aberración contra los Mandamientos de Yehováh, y con toda pasión nos oponemos a lo que el Padre del cielo detesta. 

En el evangelio Yeshúa es rechazado por los de su parentela, los que le han visto desde su infancia, los que conocen que proviene de una familia modesta y corriente. Ellos no le vieron nunca como el profeta de Yehováh, porque pesaba mucho la familiaridad por tanto no había estima

La carnalidad del hombre queda presa en los alegatos de la apariencia del mensajero por lo que el mensaje no tiene importancia, si el mensajero tampoco impacta con su apariencia o recursos.

 1 Samuel 16,7 Pero el Señor le dijo: «No te fijes en su apariencia ni en su elevada estatura, pues yo lo he rechazado. No se trata de lo que el hombre ve; pues el hombre se fija en las apariencias, pero yo me fijo en el corazón.» 

Al parecer, una costumbre de todo carnal consiste en dar mayor estima a lo externo que la obligatoriedad de la estima por obligación de pacto. Dicho de otra manera, hay hombres que tiene mayor estima de sus compañeros de trabajo siendo capaces de fallar a un compromiso con su esposa por cualquier circunstancia trivial planteada por alguien de la oficina.

Mateo 6, 19-21: No acumulen para sí tesoros en la tierra, donde la polilla y el óxido destruyen, y donde los ladrones se meten a robar. Más bien, acumulen para sí tesoros en el cielo, donde ni la polilla ni el óxido carcomen, ni los ladrones se meten a robar. Porque donde esté tu tesoro, allí estará también tu corazón.

En la primera lectura se nos deja en claro que como profetas vamos a ser rechazado por todos los que son rebeldes a la Palabra de Yehováh, pero esto no es de extrañar ya que han sido rebeldes contra Yehováh desde sus ancestros, no es de extrañarse el comportamiento de aversión o repugnancia al mensaje del Padre Creador ya que resulta ser un estorbo a los apetitos carnales de generación en generación. El amor se puede catalogar como un sacrificio voluntario y esto es precisamente lo que no están dispuestos a hacer quienes viven como esclavos de sus placeres. El servidor de Yehováh ha de sentirse honrado cuando es rechazado por causa de la Palabra y solo decir en su corazón misión cumplida.

En la segunda lectura, el apóstol Pablo, como el más reconocido profeta evangelizador de los gentiles, al estar en las grandes ligas de la liberación, recibe bofetadas continuas de un emisario de Satanás, y Yehováh lo permite para que el apóstol no se vuelva orgulloso. Aprender a manejar el rechazo es entender que no es a nosotros a quien rechazan, es al Dios Altísimo a quienes repudian en nosotros. En nuestras debilidades es donde el Creador muestra Su poder y deja ver que es Su Gloria.

El instrumento es solo un Doulos, un esclavo que sirve por amor al Dios omnipotente. Como profetas tenemos una alta distinción como heraldos portadores de la Palabra de Vida. Al mismo tiempo debemos familiarizarnos con el rechazo, el repudio y la condena mientras ejecutamos la voluntad de nuestro dueño, al final no se comparan los sufrimientos pasajeros con los bienes eternos dispuestos por Yehováh quien recompensa abundantemente a los trabajadores de su viña. 

Por su parte el salmo de hoy nos muestra como es la disposición del espíritu del profeta como un siervo o una sierva atentos a los requerimientos de sus amos, reconociendo cada señal, cada gesto, cada palabra para suplir cualquier demanda, cualquier orden con diligencia. Lo importante del profeta no es lo que habla a las personas de parte de Yehováh. Lo realmente impactante es la estrecha comunión con el Padre Todopoderoso

Disfruta de todo esto en detalle que el Padre misericordioso ha preparado para degustar en la hermenéutica del shabbat a continuación.

Disponible en YouTube

Difunde la Palabra de Yehovah No Contaminada

1 comentario en «La Ekklesía Profética le es familiar el Desprecio del Mundo, Carne y Demonio»

  1. Amén amén y amén ! Gloria a YEHOVAH Dios por este sustancioso banquete de vida que nos permite encender el escáner de como está nuestro nivel de rechazo u aceptacion por parte del mundo, la carne y el demonio, cómo está el nivel de integridad que requiere el Reino de YEHOVAH de nuestra parte como Doulos.

    Responder

Deja un comentario