Mosqueteros de Yehovah

2 Reyes Capítulo 6

Versos del 1 al 3

Esto indica que en ese tiempo Eliseo tuvo un impacto significativo en la nación.

Las antiguas instalaciones de vivienda para los hijos de los profetas, no eran lo suficientemente grandes, como para suplir las necesidades, de todos los que querían ser entrenados en el ministerio.

Eliseo no inició o dirigió la obra de construir un nuevo centro para entrenar a los profetas, pero ésta no podía llevarse a cabo sin su aprobación y bendición.

Versos del 4 al 7

Esta fue una pérdida significativa. El hierro ciertamente se encontraba presente en esta época en Israel, pero no era lo suficientemente común como para ser barato.

El hombre que perdió el hacha, estaba sensible ante el hecho que había perdido algo que le pertenecía a alguien más, haciendo la pérdida aún más grave.

Este fue un milagro evidente y único. No hubo ningún truco fue simplemente una expresión de su Fe que YEHOVAH DIOS honró.

YEHOVAH DIOS pudo haber arreglado alguna forma para que el hacha apareciera justo en las manos del hombre, sin que tuviera que realizar ningún esfuerzo.

Pero este milagro obró de una manera familiar, YEHOVAH DIOS hizo la parte que solo ÉL podía hacer, pero le dejó al hombre la parte que él podía hacer.

Versos del 8 al 13

Eliseo no apoyaba a los monarcas corruptos de Israel, pero sabía que era aún peor para Israel ser conquistado y subyugado por Siria.

Por lo tanto, le dio al rey de Israel información de espionaje divinamente inspirado.

El rey de Siria estaba naturalmente desconcertado, por la manera en la que el rey de Israel conocía por adelantado todos sus planes de ataque.

Estaba convencido que había un traidor entre ellos, hasta que un siervo reveló que el profeta Eliseo estaba en Israel, conocía y revelaba estas cosas.

Versos del 14 al 17

Cuando el siervo de Eliseo vio a la gente de a caballo, carros y un gran ejército rodeando su ciudad, naturalmente tuvo miedo. Él sabía que había muy pocas posibilidades de escapar o sobrevivir a un ataque de tal magnitud.

Esto parecía increíble para el siervo de Eliseo. El vio gente de a caballo, los carros y al gran ejército que los rodeaba. No podía ver a nadie que estuviera con él y Eliseo.

Eliseo no pidió para que YEHOVAH DIOS cambiara algo de la situación. Su única petición fue que su siervo pudiera ver la realidad de la situación.

Sin embargo, Eliseo tampoco intentó persuadir al siervo de la realidad de los que estaban con ellos. El siervo no podía ser explicado ni persuadido a ello. Tenía que verlo.

YEHOVAH DIOS respondió la oración de Eliseo. Cuando una persona está cegada a la realidad espiritual, solo el DIOS verdadero puede abrir sus ojos y lo hizo.

Cuando sus ojos fueron abiertos, el siervo vio la realidad que no había podido ver antes. Vio que realmente había más con él y Eliseo que los que se habían reunido contra ellos.

Versos del 18 al 23

Los soldados Sirios no podían ver al ejército espiritual, así que no dudaron en acercarse a Eliseo.

Pero así como antes pidió que YEHOVAH DIOS le permitiera ver a su siervo, entonces pidió a YEHOVAH DIOS que hiriera con ceguera a esta gente.

YEHOVAH DIOS respondió esta oración, así como anteriormente había respondido su oración de darle percepción al siervo.

Aquí Eliseo dijo una verdad técnica, pero ciertamente tuvo la intención de engañar. Realmente los llevó al hombre que buscaban, cuando sus ojos fueron abiertos, Eliseo estaba con ellos.

Sin embargo, los llevó de regreso a Samaria, a ciudad capital del Reino de Israel y un lugar poco amistoso para un grupo de soldados Sirios.

En vez, de matar a estos soldados enemigos, Eliseo le ordenó al Rey de Israel que los tratara con bondad y generosidad.

Esta práctica de responder al mal con bien, cambió la política de las bandas armadas independientes de Siria y nunca más vinieron bandas armadas de Siria a la tierra de Israel.

Versos del 24 al 29

Aunque la bondad de Eliseo y del Rey de Israel cambió los corazones de las bandas armadas de Siria, no cambió al corazón del rey de Siria. Él lanzó un ataque a gran escala contra su vecino del sur.

Él usó el método común de ataque a las ciudades amuralladas de aquella época, sitió a Samaria.

Un sitio tenía la intención de rodear a una ciudad, evitar cualquier negocio e intercambio de entrar o dejar a la ciudad y finalmente dejar que la población muriera de hambre hasta que se rinda.

La estrategia de sitio privó exitosamente de comida a Samaria. El hambre era tan mala que la cabeza de un asno o el estiércol de palomas se volvieron tan caros que solo un rico podía comprarlos.

Estiércol de palomas es mejor traducido como “algarrobas” y cinco piezas de plata era más de la ganancia de un mes para un trabajador.

Esto muestra lo terrible que era la hambruna. Las madres estaban tan hambrientas que se comían a sus propios hijos.

Versos del 30 al 33

El rey estaba profundamente dolido y molesto, pero no consigo mismo, ni con Israel, ni su pecado. El rey estaba enojado contra el profeta de YEHOVAH DIOS.

¿Para qué he de esperar más a YEHOVAH DIOS? El Rey de Israel era lo suficientemente honesto, como para admitir que su verdadera ira, era propiciada por YEHOVAH DIOS.

Deja un comentario