Mosqueteros de Yehovah

2 Reyes Capítulo 22

Versos del 1 al 2

Cuando Josías comenzó a reinar, inusualmente, era un pequeño niño de ocho años de edad, esto fue causado por el asesinato de su padre.

Al final, después de más de trescientos años, la profecía del “hombre de YEHOVAH DIOS de Judá” es cumplida (1 de Reyes 13,2).

“Él hizo lo recto ante los ojos de YEHOVAH DIOS”, lleva más la intención de ser una descripción general de su reinado más que del hecho de comenzar a los ocho años de edad.

Versos del 3 al 7

Según 2 de Crónicas 34, esta reparación del templo fue precedida por un compromiso definido con YEHOVAH DIOS, cuando Josías tenía 16, luego unos cuatro años más tarde una purga dio lugar a la destrucción de toda imagen pagana atacando la idolatría en Judá.

Josías entendió que la obra de reparar y reconstruir el templo, necesitaba organización y financiamiento. Puso atención a ambas necesidades cuando le ordenó a Helquías que comenzara a trabajar en el templo.

Según Jeremías 1, 1-2 el profeta Jeremías era el hijo de este sacerdote particular Helquías. Jeremías inició su ministerio durante el reinado del rey Josías.

Versos del 8 al 10

Según Deuteronomio 31, 24-27, debía haber una copia de este Libro de la Ley a un lado del Arca del Pacto, iniciando desde los días de Moisés.

La Palabra de YEHOVAH DIOS estaba con Israel, pero estaba grandemente descuidada en esos días.

Este descuido solo pudo pasar porque Judá estuvo en una prolongada desobediencia a YEHOVAH DIOS.

· Deuteronomio 17, 18-20 nos dice, que cada rey debía tener una copia personal de la Ley y debía leerla.

· Deuteronomio 31, 9-13 nos dice, que la Ley entera debía ser leída en una asamblea de la nación una vez cada 7 años, en la Fiesta de los Tabernáculos para mantener la Ley entre el pueblo.

· Los levitas, dispersados a largo del país, también tenían la responsabilidad implícita de enseñar la Ley al pueblo de Israel.

Lo primero que sabemos sobre la lectura pública de la Ley es en Josué 8, 30. Lo siguiente que escuchamos es durante el reinado de Josafat (2 de Crónicas 17,7), más de 500 años después.

Luego, en el reinado de Josías hubo otra lectura pública de la Ley (2 de Crónicas 34:30), más de doscientos cincuenta años después de Josafat.

La porción particular de la Ley que fue encontrada y leída delante del Rey Josías, fue el Libro de Deuteronomio.

La identificación con Deuteronomio, se apoya en la dependencia de algunas de las acciones de Josías en el libro Deuteronomio 18, 6-8 y el impacto de las profecías prediciendo el exilio, el apoyo que Deuteronomio 17, 14 le da a las aspiraciones nacionalistas, entre otros.

Parece notable que esto incluso haya sido digno de mención, que el Sumo Sacerdote encontró la Palabra de YEHOVAH DIOS y el escriba la haya leído.

Sin embargo, la Palabra de YEHOVAH DIOS había sido tan descuidada en esos días que esto fue digno de mención.

Había sido olvidada y considerada como nada más que un libro polvoriento. Ahora había sido encontrada, leída y extendida.

Deberíamos esperar que siguiera cierta medida de avivamiento espiritual y renovación en el pueblo de YEHOVAH DIOS.

A través de la historia del pueblo de YEHOVAH DIOS, cuando Su Palabra es recuperada y extendida, le sigue entonces un avivamiento espiritual.

Puede iniciar sencillamente como en los días de Josías, con un hombre encontrando, leyendo, creyendo y difundiendo el libro.

Verso 11

El escuchar la Palabra de YEHOVAH DIOS hizo una obra espiritual en el Rey Josías.

No fue solamente la transmisión de la información, el escuchar la Palabra de Vida tuvo un impacto de poder espiritual en Josías.

El rasgamiento de las vestiduras era una expresión tradicional de horror y asombro.

De la manera más fuerte posible, Josías mostró su pena por él y por la nación. Esta fue una expresión de una profunda convicción de pecado y algo bueno.

La convicción de pecado es la obra especial del Espíritu Santo, incluso como dijo Yeshúa en Juan 16, 8 “Y cuando Él venga, convencerá al mundo de pecado”.

Versos del 12 al 13

No era que el Rey Josías no supiera nada de YEHOVAH DIOS o cómo buscarlo. Era que estaba bajo tal convicción de pecado, que no sabía que hacer después.

Josías sabía que el reino de Judá merecía juicio de YEHOVAH DIOS, no podía escuchar la Palabra de YEHOVAH DIOS y responder al Ruaj Hakodesh sin confrontar seriamente el pecado de su reino.

Es interesante notar la popularidad de los nombres de animal para personas en este periodo. “Safán” significa “tejón de roca” y “Acbor” significa “ratón”. “Julda” el nombre de la profetiza que se presentará en la siguiente sección, significa “topo”.

Versos del 14 al 17

Sabemos poco de esta mujer profetisa Julda aparte de lo que se menciona aquí y un relato similar registrado en 2 de Crónicas 34, 22.

Con la clara aprobación del Rey Josías, Helquías el sacerdote consultó a esta mujer por guía espiritual.

No fue debido a la propia sabiduría y espiritualidad de la mujer, sino que ella era reconocida como una profetisa y podía revelar la mente y el corazón de YEHOVAH DIOS.

Josías sabía que Judá merecía juicio y que el juicio ciertamente vendría, porque Judá y sus líderes habían andado contra YEHOVAH DIOS por mucho tiempo y no se arrepentían genuinamente.

La Palabra de YEHOVAH DIOS es verdadera, incluso en sus promesas de Juicio. La fidelidad de YEHOVAH DIOS es demostrada tanto como por su juicio contra los perversos, como por su misericordia hacia los arrepentidos.

Versos del 18 al 20

El corazón de Josías se estremeció de dos maneras. Primero, a la Palabra de YEHOVAH DIOS y fue capaz de recibir la voz convictora del Ruaj Hakodesh. Segundo, al mensaje de juicio de Julda en los versos anteriores.

Aunque Josías murió en batalla, hay por lo menos tres formas en la que esto fue verdad.

· Murió antes del gran desastre espiritual y el exilio que vino sobre Judá.

· Fue reunido con el espíritu de sus padres, quienes estaban en paz.

· Murió en el favor de YEHOVAH DIOS, aunque por la mano de un enemigo.

Esta fue la misericordia de YEHOVAH DIOS para Josías. Su propio temor de YEHOVAH DIOS y su corazón tierno no pudieron detener el juicio eventual del Altísimo, pero pudo retrasarlo.

Juicios inevitables a veces son retrasados debido a los corazones enternecidos del pueblo de YEHOVAH DIOS.

YEHOVAH DIOS retrasó el juicio incluso en el caso de Ajab, quien respondió a un mensaje de advertencia con arrepentimiento (1 de Reyes 21, 25-29).

1 comentario en «2 Reyes Capítulo 22»

  1. La fidelidad de YEHOVAH DIOS es demostrada tanto como por su juicio contra los perversos, como por su misericordia hacia los arrepentidos. Bendito es YEHOVAH que es siempre estable!!!!

    Responder

Deja un comentario