Mosqueteros de Yehovah

2 Reyes Capítulo 19

Versos del 1 al 5

El rasgar sus ropas y usar cilicio (un material áspero, de tipo yute), eran expresiones de profundo luto, usualmente por la muerte de un ser querido.

Ezequías recibió esta noticia sobre el copero mayor del Rey de Asiria con seriedad, sabiendo qué tan dedicado estaba este enemigo a conquistar por completo a Jerusalén.

La reacción inicial de Ezequías fue buena en este punto. Vio la situación por lo que realmente era.

A menudo, cuando estamos pasando por algún tipo de prueba o dificultad, lo manejamos pobremente porque nunca vemos la situación con precisión.

La situación de Jerusalén era desesperada y Ezequías lo sabía.

Ezequías fue aún mejor, no permitió que su duelo y su pena lo llevaran a rechazar el poder y la ayuda de YEHOVAH DIOS.

Él sabía que este era un tiempo aún más necesario que nunca, de buscar a YEHOVAH DIOS. El rey buscó la Palabra de YEHOVAH DIOS dada, a través del profeta de YEHOVAH DIOS.

Ezequías puso estas palabras en la boca de sus mensajeros para expresarle a Isaías la calamidad total de la situación.

Esta era una expresión proverbial para un desastre, una mujer tan exhausta por el parto que no puede completar el nacimiento, por lo que es probable que la madre y el niño mueran.

Ezequías sabía que su única esperanza era que YEHOVAH DIOS se ofendiera con las blasfemias del copero mayor y se levantara contra él.

Versos del 6 al 7

Isaías estaba consciente de que hablaba como profeta de YEHOVAH DIOS. Sin titubear, habló como si estuviera hablando por YEHOVAH DIOS del cielo.

Podemos estar seguros de que Isaías no se tomó esto a la ligera. El destino de la nación, y toda su credibilidad como profeta, dependían de lo que dijo.

No temas por las palabras que has oído porque proceden de una fuente ilegal Satánica, Ezequías, desde el primer momento tuvo que buscar con pasión el auxilio del Altísimo.

No podemos prendernos de palabras ilegales, que no fluyen de nuestra cabeza de pacto las palabras del copero mayor son solo palabras.

No debemos reaccionar al diagnóstico como si fuera Palabra de YEHOVAH DIOS, el justo no puede temer (apegarse para obedecer), a las malas noticias.

Una fuente de consulta no es autoridad legal, sujétate al TODOPODEROSO, no a fuentes fuera de pacto.

Ahora bien, YEHOVAH DIOS (fuente legal) habló a través del profeta Isaías, diciendo que ciertamente había oído esas palabras. Era evidente que había tomado esta ofensa como personal.

Aquí, YEHOVAH DIOS le aseguró a Ezequías que él lidiaría con el Rey de Asiria y su copero. ÉL había escuchado su blasfemia, y traería juicio contra ellos.

Versos del 8 al 13

Debió de haber parecido a Ezequías como el cumplimiento de la promesa de YEHOVAH DIOS a través del profeta Isaías.

Ahora, regresará a su propia tierra y será asesinado, tal como YEHOVAH DIOS lo prometió ¡por fin! ¡Gracias YEHOVAH DIOS!.

Mientras los Asirios se enteraron de que las tropas Egipcias, bajo las órdenes del rey de Etiopía, estaban avanzando por el sur.

Esta sería la intervención Egipcia que Asiria temía y en la que muchos en Judá confiaban. Como Isaías profetizó, no resultaría en nada (Isaías 20, 1-6 y 30, 1-7).

El copero mayor no estaba en Jerusalén, pero eso no lo detuvo de intentar provocar miedo, desánimo y desesperación en Ezequías, envió una carta al rey de Judá para atacarlo desde lejos.

Si leemos con un ojo de Fe, estas palabras del copero mayor para Ezequías debieron haber fortalecido la confianza del rey de Judá.

Al contar al YEHOVAH DIOS de Israel entre los dioses de las naciones, el copero mayor blasfemó contra el Altísimo e invitó a juicio.

Versos del 14 al 19

Ezequías hizo exactamente, lo que todo hijo de YEHOVAH DIOS debería hacer con ese tipo de carta.

La llevó la casa del Altísimo, a los patios de afuera, no al Lugar Santo y las extendió delante del Señor.

En esto, Ezequías osada y eficazmente cumplió el mandamiento que se daría después en 1 de Pedro 5, 7 «echando toda vuestra ansiedad sobre él, porque él tiene cuidado de ustedes».

En el versículo 14, Ezequías reaccionó a la segunda carta de una manera diferente. No fue con Isaías. Fue al templo y oró solo, llevando su suplica directamente a YEHOVAH DIOS.

Ambos tipos de oración son apropiados para un creyente que está afrontando una crisis.

Versos del 20 al 21

La gloriosa respuesta que llena el resto del capítulo vino porque Ezequías oró.

¿Y si no hubiera orado? Entonces debemos pensar que no hubiera llegado ninguna respuesta y Jerusalén hubiera sido conquistada.

La oración de Ezequías realmente fue importante.

La idea es que los Asirios habían venido a violar a la hija de Sion, la ciudad de Jerusalén. Pero YEHOVAH DIOS no iba a permitirlo.

Jerusalén es representada como una joven, rechazando con desprecio los avances de un patán.

Jerusalén podía ser llamada la virgen hija de Sion por varias razones:

· No estaba contaminada con la repugnante idolatría de los paganos

· YEHOVAH DIOS la defendería del intento de violación de Senaquerib y los Asirios.

· Nunca había sido invadida o conquistada por otro desde los días de David.

Versos del 22 al 28

YEHOVAH DIOS, hablando a través de Isaías simplemente le dijo al Rey de Asiria, “¿Sabes con quién estás tratando?”, es evidentemente que no lo sabía.

Aquí, YEHOVAH DIOS describió el gran orgullo que los Asirios sentían por sus propias conquistas.

Pero se olvidaron de que en realidad el Altísimo estaba a cargo, “Y ahora lo he hecho venir, y tú serás para hacer desolaciones, para reducir las ciudades fortificadas a montones de escombros. Sus moradores fueron de corto poder”.

Incluso si los Asirios no lo sabían, le debían su éxito a YEHOVAH DIOS.

Versos del 29 al 31

La invasión no permitió la siembra en el 702 a.C., pero cuando la amenaza se fue en el 701 a.C. ellos encontrarían suficiente crecimiento para preservar la vida.

En el año 701 a.C. los Asirios que se retiraban aún inhibían la agricultura, sin embargo, en el año 700 a.C. aún así habría suficiente a través del “crecimiento accidental”.

Así YEHOVAH DIOS confirmaría retrospectivamente que fue su mano la que dispersó el ataque.

Por más que los Asirios quisieran destruir a Jerusalén y Judá, no podrían hacerlo. YEHOVAH DIOS preservaría a su remanente.

Los Israelitas huyeron a Judá, para que en un sentido Judá también incluyera al remanente de Israel para continuar con el nombre y la obra de YEHOVAH DIOS.

Versos del 32 al 34

YEHOVAH DIOS clara y sencillamente trazó una línea. Aunque la máquina militar de Asiria estaba a punto de sitiar a Jerusalén y finalmente destruirlos, no lo harían.

El rey de Asiria no entraría a esta ciudad porque YEHOVAH DIOS prometió defenderla.

YEHOVAH DIOS defendería su propia gloria. A menudo, innecesariamente pensamos que debemos defender la gloria de YEHOVAH DIOS.

Pero no es realmente el caso. ÉL es más que capaz de defender su gloria.

YEHOVAH DIOS también lo hace “Por amor a David mi servidor”.

El Rey David había muerto hace casi 300 años, pero el Altísimo aún honraba su promesa a David (2 de Samuel 7, 10-17).

Verso 35

Simple y poderosamente, YEHOVAH DIOS destruyó su poderoso ejército en una noche. 185.000 murieron a manos del Ángel de YEHOVAH DIOS.

Contra todas las probabilidades y contra toda expectativa a excepción de la expectativa de la Fe.

El ejército Asirio fue regresado sin siquiera haber disparado una sola flecha sobre Jerusalén. El incontenible fue contenido, el invicto fue derrotado.

El profeta Oseas hizo esta misma predicción: “Mas de la casa de Judá tendré misericordia, y los salvaré por YEHOVAH Su DIOS; y no los salvaré con arco, ni con espada, ni con batalla, ni con caballos ni jinetes” (Oseas 1, 7).

Herodoto, el historiador Griego, registró que una noche el campamento del ejército de Senaquerib fue infestado con ratones o ratas, que destruyeron las flechas y los escudos de los soldados.

Probablemente obtuvo este relato de fuentes Egipcias y bien podría ser una versión de alguna forma distorsionada de lo registrado aquí.

Esto no era algo difícil de hacer para YEHOVAH DIOS. Por así decirlo, fue mucho más difícil poner el corazón y las mentes de su pueblo en el lugar correcto.

Una vez que estuvieron ahí, no era nada para YEHOVAH DIOS el enviar a un Ángel a hacer esto.

Algunos han especulado que el Ángel utilizó un medio natural, se ha pensado que fue una disentería bacilar, la cual tenía un periodo de incubación de tres días.

Versos del 36 al 37

Esto sucedió exactamente como YEHOVAH DIOS dijo que sería, pero aun así él se fue lleno de orgullo.

Después de su retirada de Judá, Senaquerib comisionó un registro, el cual es preservado en los Anales espectaculares de Senaquerib (el Prisma Taylor), el cual puede ser visto en el Museo Británico.

Muestra lo lleno de orgullo que estaba el corazón de Senaquerib, incluso si ni siquiera había podido afirmar que había conquistado Jerusalén.

Entre 2 de Reyes 19, 36 y 2 de Reyes 19, 37, pasaron 20 años. Senaquerib pensó que había escapado del juicio de YEHOVAH DIOS, pero no.

Se encontró con el amargo final de muerte por las espadas sostenidas por sus propios hijos.

2 comentarios en «2 Reyes Capítulo 19»

  1. Grande y temible es el poder de Yehovah. Su fidelidad perdura para siempre y cada pacto que hace lo cumple hasta el final.
    Quien pelea nuestras batallas es el Señor. De el nadie se buerla

    Responder
  2. Gloria a YEHOVAH!!! Magnífica su Palabra y como expone las estrategias de satanás para desalentar a su Ekklesia. Pero EN ÉL somos más que victoriosos!!

    Responder

Deja un comentario