Mosqueteros de Yehovah

2 Crónicas Capítulo 4

Verso 1

El Altar de Bronce. La idea detrás de la palabra hebrea para “Altar” es esencialmente “lugar de sacrificio”.

Este era el Lugar de Sacrificio, el centro de adoración y servicio para los sacerdotes y el pueblo.

Así como en el Tabernáculo, el Altar era el primer objeto principal que se encontraba al entrar al patio del santuario.

Esto demuestra que YEHOVAH DIOS solo puede ser encontrado a través de sacrificios.

Tenemos un Altar, del cual no tienen derecho de comer los que sirven al Tabernáculo (Hebreos 13, 10).

Nuestro Altar, nuestro “lugar de sacrificio”, es la cruz donde Yeshúa Ha Mashiaj murió por nuestros pecados y nosotros seguimos al morir a nosotros mismos y vivir por Yeshúa.

Esencialmente, este Altar era grande, alrededor de 10 metros cuadrados y aproximadamente el doble de grande que el Altar originalmente construido para el Tabernáculo (Éxodo 27, 1-2).

El Altar fue elevado significativamente 5 metros de altura, para que todo el pueblo pudiera ver los holocaustos y ser recordados de sus pecados y de su Salvador, la Ley Ceremonial era su evangelio.

Versos del 2 al 6

Los lavaderos para el Templo, enorme fuente tenía más de 5 metros de ancho y era utilizada para los lavados ceremoniales relacionados con los sacerdotes mismos.

Los sacerdotes que no se lavaban para hacerse limpios morían (Éxodo 30, 20).

Era utilizado por los sacerdotes para la purificación de sus manos y pies y tal vez también para suministrar agua a los tazones para el enjuague de las ofrendas (2 de Crónicas 4, 10).

Esta gran piscina de agua estaba puesta sobre bueyes esculpidos. Prefigurando, a los doce apóstoles, que llevaban el Agua de la Vida a todo el mundo.

Hizo también diez fuentes adicionales que eran utilizadas para el lavado y la limpieza de las partes de los animales en los rituales de sacrificio.

Versos del 7 al 8

El trabajo del Templo requería candeleros para iluminación y mesas para el pan de la proposición, el pan que representaba el continuo compañerismo de Israel con YEHOVAH DIOS.

Notablemente, el viejo Tabernáculo solo tenía un candelero y una mesa. El Templo exhibía convenientemente una mayor iluminación y una dinámica de compañerismo mayor.

Los “tazones de oro” no estaban particularmente asociados con las mesas, sino que parecían más bien haber sido utilizados para recoger la sangre de los sacrificios, que en aquel entonces se rociaba alrededor del Altar en los servicios de Expiación del Templo.

Versos del 9 al 10

El atrio del Templo, también se conocía como el atrio interior, el atrio del Templo abierto solo para los sacerdotes.

Este era el atrio exterior, el lugar en los precintos del Templo abierto solo para la asamblea de Israel como un todo.

Sin embargo, esta misma división en dos atrios (2 de Reyes 23, 12) dio una expresión concreta al hecho de que bajo el Antiguo Testamento, aún no se había logrado el sacerdocio universal de los creyentes que vendría a través de Yeshúa Ha Mashiaj.

En Yeshúa Ha Mashiaj todo el pueblo de YEHOVAH DIOS tiene acceso directo al Padre.

Versos del 11 al 17

El mobiliario de Hiram para el Templo, era mitad israelita y mitad gentil, era el mejor artesano del lugar. Salomón lo contrató para hacer todo su trabajo, esto es, la fina obra artística del Templo.

Los calderos, palas y tazones, eran artículos que tenían una nota especial para el cronista, porque eran unos de los pocos artículos que fueron recuperados y utilizados desde el primer periodo del Templo hasta los días del cronista.

El regreso de los tazones del Templo al segundo Templo, fue una de las señales principales de que el Israel post-exilio permaneció como una comunidad de Adoración del Pueblo del Pacto (Esdras 1, 7-11; 6, 5; 8, 24-34).

Versos del 18 al 22

No se pudo calcular el peso del bronce. No hubo intento de conservar un registro preciso de lo que fue dado para el servicio de YEHOVAH DIOS.

Ni siquiera la mano izquierda de Salomón sabía lo que hacía la derecha.

Hay una tendencia en todos nosotros de mantener un registro estricto de lo que le damos a YEHOVAH DIOS, pero la forma más elevada de devoción sobrepasa tales cálculos.

El simbolismo de la flora y la fauna en el Templo puede indicar la soberanía de YEHOVAH DIOS sobre el orden creado, para ser otra alusión a la armonía de todas las cosas creadas en Su presencia como en el Huerto de Edén.

Deja un comentario