Mosqueteros de Yehovah

2 Crónicas Capítulo 16

Versos del 1 al 3

Continúa la lucha por el dominio entre el reino del norte de Israel y el reino del sur de Judá.

Basá ganó ventaja en los días de Asá porque bloqueó efectivamente la ruta principal hacia Judá en la ciudad de Ramá.

Él esperaba que esta presión militar y económica forzara a Asá a hacer concesiones significativas.

El objetivo de Basá al fortificar Ramáera evitar el acceso a Jerusalén por motivos religiosos o comerciales.

Ramá usualmente se identifica con el Er-Ram, en la carretera principal apenas ocho kilómetros al norte de Jerusalén.

Asá utilizó este tesoro para comprar el favor de Ben-Hadad de Siria, para que él retirara su apoyo a Israel.

Aparentemente, Basá de Israel no podía hacer frente a Judá por si solo y necesitaba del apoyo de Siria, otorgándole el beneficio de una recta motivación.

Asá estaba intentando mantener el camino abierto para los peregrinos del reino del norte llegaran a Jerusalén, este era un objetivo noble, aun así, su método fue completamente equivocado.

Dio tesoro de la casa de YEHOVAH DIOS a un rey pagano e hizo alianza con ese rey.

Asá parece haberse olvidado de que su Pacto era con YEHOVAH DIOS, no con un rey pagano.

Bajo el Pacto que hicieron YEHOVAH DIOS era responsable de proteger a Judá, ahora ponían su tesoro y su confianza en un rey pagano.

Asá se daría cuenta de que Ben-Hadad y Siria eran peores enemigos que Israel.

Versos del 4 al 6

El rey pagano Ben-Hadad tenía cierto poder, debido al tesoro y bajo la alianza con Asá, utilizó ese poder en su favor.

Debido a la intervención del rey de Siria, Basá el rey de Israel detuvo su obra de construcción de la fortaleza de Ramá que evitaría que los fieles de Israel siguieran visitando Jerusalén y Judá.

Podríamos decir que la confianza de Asá en un rey pagano dio resultado.

Ahora, muchas personas en el mundo juzgan las acciones por sus resultados inmediatos.

Si un hijo del reino hace algo malo y prospera, entonces inmediatamente concluyen que estaba justificado al hacerlo.

Pero, esta es una forma pobre y ciega de juzgar las acciones del hombre y la providencia de YEHOVAH DIOS.

Versos del 7 al 9

El vidente Janani. No sabemos mucho sobre este profeta aparte de su osado mensaje para el rey Asá y que su hijo también fue un profeta que habló a Basá el rey de Israel (1 de Reyes 16, 1, 16, 7) y a Josafat rey de Judá (2 de Crónicas 19, 2).

“Por cuanto te has apoyado en el rey de Siria, y no te apoyaste en YEHOVAH tu DIOS, por eso el ejército del rey de Siria ha escapado de tus manos”, esta fue una completa sorpresa para Asá.

El rey creía que el enemigo principal era Israel, debido a la agresiva construcción del rey Basá de la fortaleza de Ramá.

Tuvo éxito al obtener la ayuda de Siria contra Basá de Israel, pero falló al no ver lo que YEHOVAH DIOS veía, que el enemigo más grande era Siria y YEHOVAH DIOS quería darle victoria sobre un enemigo más grande.

El compromiso moral nos ciega a quienes son nuestros verdaderos enemigos y nos guía a hacer alianzas con aquellos contra quienes YEHOVAH DIOS hubiera preferido darnos la victoria.

YEHOVAH DIOS quería que Asá recordara las grandes victorias del pasado, Asá se olvidó de que el mismo DIOS que le había dado victoria sobre un enemigo más grande, los etíopes, también eran capaz de darle victoria sobre un enemigo menor, Siria.

El mensaje del profeta Janani era claro, YEHOVAH DIOS busca maneras de defender y mostrar su fuerza a favor de los que están comprometidos con ÉL.

El temor de Asá que no pudiera confiar en YEHOVAH DIOS con la defensa de Israel fue tonto y equivocado, YEHOVAH DIOS quería mostrar su fuerza a favor de su pueblo que confiaba en ÉL.

La palabra hebrea para “contemplar” significa, no dar un ligero vistazo, sino “buscar atentamente en la naturaleza y el curso de las cosas”.

El problema no era la fuerza de YEHOVAH DIOS ni su disposición a utilizar esa fuerza en favor de su pueblo. El problema fue la lealtad del corazón de Asá y el pueblo del reino de Judá.

Debido a la necia confianza de Asá en un rey pagano y su rechazo de YEHOVAH DIOS como defensor, traería más guerra sobre sí mismo y sobre el reino de Judá.

Verso 10

En vez de tomar en su corazón este mensaje de YEHOVAH DIOS y humillarse, el rey Asá atacó al mensajero, en vez de humillarse se encolerizó.

Asá nos muestra la tragedia de un hombre que gobierna bien y busca a YEHOVAH DIOS durante muchos años, sin embargo, falla en un desafío significativo de su fe y luego se niega a escuchar la corrección de YEHOVAH DIOS.

No solo arremetió contra Janani, sino también contra otros que estaban comprometidos con YEHOVAH DIOS y podían ver el error de los caminos del rey.

Como hombre incrédulo y que transigió, la presencia de los que eran realmente leales a YEHOVAH DIOS era condenatoria y opresiva para Asá.

Versos del 11 al 14

Asá enfermó gravemente de los pies, lo que sucedió después de que se negó a escuchar el mensaje de corrección de YEHOVAH DIOS a través del vidente Janani.

Algunos piensan que la dolencia del pie de Asá era gota, pero la gota era poco común en Palestina y en el Antiguo Egipto y es más probable por la edad de Asá, la gravedad de la enfermedad y la muerte en el plazo de dos años, que haya sido una enfermedad vascular obstructiva periférica con la consiguiente gangrena.

Los capítulos finales de la vida del rey Asá son desalentadores. Aquí estaba un hombre involucrado en un notable periodo de confianza en YEHOVAH DIOS, gran victoria y la renovación del pacto de YEHOVAH DIOS con su pueblo.

En definitiva, Asá fue un buen hombre que no terminó bien.

Los últimos años de su vida estuvieron marcados por la incredulidad, dureza contra YEHOVAH DIOS, presión contra su pueblo, y enfermedad.

La edad y el tiempo no necesariamente nos hacen mejores, solo lo hacen si continuamos siguiendo a YEHOVAH DIOS en fidelidad.

En general, la Biblia es positiva sobre el rol de los médicos y la atención médica (Colosenses 4, 14, Hechos 28, 9, Santiago 5, 14-15, y 1 de Timoteo 5, 23).

Sin embargo, nunca es correcto buscar a los médicos en vez de a YEHOVAH DIOS. Debemos confiar en YEHOVAH DIOS y cuando es apropiado, ver su mano moverse a través de un médico.

Tales fuegos eran usuales en los funerales reales (Jeremías 34, 5) y no eran para cremar el cuerpo sino como una señal de honra (2 de Crónicas 21, 19).

Ese Rey Asá que pudo expulsar a ese enorme ejército de etíopes, no pudo alejar a la muerte por negarse a caminar en la senda del arrepentimiento.

1 comentario en «2 Crónicas Capítulo 16»

  1. Les era necesario únicamente hacer alianza con YEHOVAH! Esta realidad no escapa de nuestras vidas en la actualidad. Como bien lo expresan los capitulos anteriores, no podemos confiarnos de una temporada de victoria, debemos estar atentos continuamente de no desplazar a YEHOVAH por los ídolos, tal y como sucedió con Asá. A pesar de haber visto lo fiel que es YEHOVAH cuando el pueblo se arrepiente, decidió aliarse con el rey de Siria.

    Responder

Deja un comentario