Mosqueteros de Yehovah

1 Samuel Capítulo 27

Verso 1

La triste historia de 1 de Samuel 27 comienza con algo que dijo David en su corazón.

Tal vez, nunca lo haya dicho en voz alta, se lo haya contado a alguien más o ni siquiera se lo dijo a YEHOVAH DIOS. Pero David lo dijo en su corazón.

Lo que decimos en nuestro corazón, tiene un poder tremendo para moldear nuestros pensamientos, nuestras acciones, incluso todo nuestro destino.

“Al fin seré muerto algún día por la mano de Saúl”, Estas eran palabras de desánimo, que venían de un corazón cansado de confiar en YEHOVAH DIOS y su continua salvación.

En su desánimo se olvidó de cómo el Altísimo le había salvado en el pasado.

David decidió dejar Israel y vivir entre los Filisteos adoradores de ídolos. Él estaba tan desanimado que pensó que no había nada mejor para él en Israel y entre el pueblo de YEHOVAH DIOS.

Antes David confiaba en YEHOVAH DIOS, para que lo protegiera de la mano de Saúl.

Ahora, David desistió de confiar en el Altísimo y en vez de eso dejó la Tierra de la Promesa, dejó al pueblo de YEHOVAH DIOS y encontró “protección” entre los Filisteos.

Versos del 2 al 4

Entonces David va con Aquis, líder de Gat, desanimado y desesperanzado, no sólo él, sino que dirigió a seiscientos hombres fuera de la Tierra de la Promesa para vivir entre los impíos.

Vs 3 lo hace aún peor “Cada uno con su familia”. Tocó a todas las familias y a la familia de David porque Ajinoam y Abigail estaban con él.

Anteriormente, registrado en 1 de Samuel 21, 10-15, David fue brevemente con Aquis de los Filisteos, creyendo que podía haber un lugar de refugio para él.

YEHOVAH DIOS permitió, que esa experiencia se volviera amarga rápidamente y David tuvo que fingir ser un demente para poder escapar.

En su desánimo y desesperación David recorrerá un camino de pecado, en el que ya había estado antes.

Aquis recibió a David a pesar de que en 1 de Samuel 21, 10-15 no quiso por dos razones. Primera, compartían el mismo enemigo, Saúl. Segundo, David ahora trae seiscientos guerreros, a los cuales Aquis puede usar como mercenarios.

David logró su meta inmediata, porque Saúl dejó de perseguirlo. Pero ahora Él está en una posición comprometedora, que lo dejará peor que antes. Ahora, se está sometiendo a un amo Filisteo.

No tenemos registro de ningún Salmo, que David haya escrito durante este periodo. Éste no fue un punto alto de su vida espiritual.

No escribió dulces Salmos a YEHOVAH DIOS.

Versos del 5 al 7

Si he hallado gracia ante tus ojos. Antes, David nunca se interesó por encontrar favor a los ojos de un gobernante Filisteo. Este es un gran cambio en David.

David quería su propia ciudad porque, necesitaba libertad para operar su propia política independiente, sin ser observado muy de cerca.

Tal vez se diga a sí mismo, que algún día regresará a Israel, pero no está planeando una estancia corta entre los impíos. Quiere habitar allí, lo hizo por un año y cuatro meses.

Ahora David, sus seiscientos hombres y sus familias vivían en una situación completamente diferente. Vivían en una ciudad fortificada, un lugar formal de defensa.

Pero estando lejos de YEHOVAH DIOS, no están más seguros en la ciudad.

Versos del 8 al 9

La palabra Hebrea “incursiones” viene del verbo “despojar”, con la idea de despojar a los muertos de su botín.

David atacaba estos pueblos o campamentos, mataba a algunos de los hombres, los despojaba de tesoros o armaduras y robaba a las personas del pueblo o del campamento.

Ésta no era la forma de vida de un hombre conforme al corazón de YEHOVAH DIOS.

David no ha abandonado a YEHOVAH DIOS por completo. Por ahora, sólo ataca a los enemigos de Israel.

Esto probablemente le haya dado a David un poco de consuelo, pero es un consuelo muy bajo saber que no eres tan malo, como podrías llegar a ser.

Aunque atacaba a los enemigos de Israel, David no era más que un ladrón armado y asesino, tomaba el botín y lo hacía sin la aprobación o la guía de YEHOVAH DIOS.

Ahora peleaba batallas por dinero, en vez de hacerlo por el honor de YEHOVAH DIOS.

Versos del 10 al 12

David no le mentía a Aquis, porque se sintiera avergonzado de lo que hacía. Mentía para ganar el favor de Aquis.

Él sabía que el líder Filisteo se sentiría complacido, de escuchar que David atacaba a su propio pueblo de Israel.

Durante sus ataques, David mató a todos los hombres y mujeres, para que su mentira no fuera descubierta ante Aquis.

David estaba atrapado en la telaraña y Aquis era la araña. Aquis creía que David había quemado todos sus nexos con el pueblo de YEHOVAH DIOS.

Todo parecía estar muy oscuro, pero David no había y no podría, quemar su unión con YEHOVAH DIOS.

Versos del 1 al 2 del capítulo 28

David había mentido a Aquis, diciéndole que había atacado al pueblo de Israel. Ahora David es forzado a hacer realidad la mentira que le contó a Aquis.

Aquí, David parece estar completamente rendido al impío Aquis. Pelearía para los Filisteos, contra Israel.

Pudiéramos pensar que David estaba actuando como un “doble agente” y que planeara voltearse contra los Filisteos, en medio de la batalla.

Pero el texto no nos da ninguna razón para semejante perspectiva optimista. David había llegado a un punto muy bajo.

1 comentario en «1 Samuel Capítulo 27»

  1. Este capítulo nos muestra que podemos estar completamente rendidos ante YEHOVAH Dios y en el centro de su voluntad, pero nada nos exime de alejarnos de el, de manera tal que si una vez estuvimos en la dulce postura de su gracia, nos podamos encontrar diametralmente en contra en un lugar de tiniebla y pecado, por nuestra decisión.

    Responder

Deja un comentario