Mosqueteros de Yehovah

1 Samuel Capítulo 16

Versos del 1 al 3

Hay un tiempo para llorar, pero también hay un tiempo para seguir adelante.

Llena tu cuerno de aceite debió haber emocionado a Samuel, porque supo que YEHOVAH DIOS quería que ungiera a alguien más como rey sobre Israel.

El futuro rey de Israel sería encontrado entre sus hijos, los hijos de Isaí. Isaí era el nieto de Rut y Booz (Rut 4,17.22).

Podemos entender el miedo de Samuel. No hay ninguna duda de que Saúl consideraría esto como traición. El excesivo llanto de Samuel por Saúl, introdujo un elemento de miedo e incredulidad en su corazón.

Samuel no tenía nada de qué preocuparse, porque YEHOVAH DIOS le prometió, que le enseñaría lo que debía de hacer.

Años antes cuando Israel rechazó a YEHOVAH DIOS como su rey y quiso en su lugar a un rey humano. El Altísimo les dio un rey humano conforme a su deseo, Saúl.

Pero YEHOVAH DIOS aún estaba en el trono, coronando a quien ÉL quisiera cómo ÉL quisiera.

El primer rey de Israel fue ungido por el pueblo, era el “rey del Mister Universo”, el tipo de rey que el pueblo deseaba.

Ahora la “elección del pueblo” había fallado y se había descalificado a sí mismo. “Ahora” YEHOVAH DIOS dijo “es tiempo de un rey para mí”, iba a mostrarle Su rey a Israel.

Versos del 4 al 5

Belén era un pequeño pueblo no muy lejos de Jerusalén. Era el hogar de Rut y Booz, de los cuales descendía la familia de Isaí.

Era una región montañosa en donde se producían cereales, con muchos campos pequeños de grano excavados en las laderas.

Considerando lo que Samuel acababa de hacer al rey Amalecita Agag (1 de Samuel 15, 33), no es de sorprenderse que los ancianos de Belén le tuvieran miedo.

La idea no era que Isaí y sus hijos sólo vieran a Samuel sacrificar esta vaca. Ellos verían el sacrificio y luego compartirían durante una gran ceremonia, comiendo la carne que provino del animal sacrificado.

Cuando un animal era sacrificado para expiación de pecados no se comía nada de él y todo era ofrecido en holocausto delante de YEHOVAH DIOS.

Pero cuando un animal era sacrificado como una ofrenda de paz, una ofrenda de comunión o una ofrenda de consagración, entonces una parte del animal era ofrecida en holocausto delante de YEHOVAH DIOS y una parte era consumida durante una comida en una ceremonia especial.

Versos del 6 al 10

Cuando Samuel vio al hijo mayor Eliab pensó “Este hombre sí que tiene la apariencia de un rey. Éste debe ser el que YEHOVAH DIOS me pedirá que unja. ¡Es una buena elección!” un joven alto y bien parecido, tenía la apariencia de que sería un gran rey y líder.

Samuel cometió el error de juzgar a Eliab basado en su parecer. Este es el mismo error que cometió Israel con su primer rey.

Saúl tenía la apariencia, pero no tenía el corazón que un rey del pueblo de YEHOVAH DIOS debía tener. No importaba que tan bien se viera Eliab pues dijo, yo lo desecho.

El hombre mira lo que está delante de sus ojos, pero YEHOVAH DIOS mira el corazón. Esto era la afirmación de una verdad y una exhortación a pensar como el Altísimo.

YEHOVAH DIOS le dijo a Samuel que ÉL no había escogido a ninguno de estos siete (7) hijos de Isaí que habían asistido a la celebración.

No era que estos hijos de Isaí fueran malos hombres, pero no eran la elección de YEHOVAH DIOS. El Creador tenía a un hombre en mente, diferente a las expectativas de Samuel e Isaí.

Verso 11

Samuel tenía un problema, YEHOVAH DIOS le dijo sobre Isaí, “de sus hijos me he provisto de un rey” Vs 1.

Sin embargo, aquí estaban los siete (7) hijos de Isaí y el Altísimo no había escogido a ninguno de ellos.

Como Samuel sabía que la Palabra de YEHOVAH DIOS es verdadera, sabía que debía haber otro hijo que no estaba presente en la celebración.

Esto muestra el poco valor que tenía David dentro de su propia familia. Primero, su padre lo mencionó por su nombre. Segundo no había sido invitado a la celebración. Tercero, sólo fue llamado a presentarse porque Samuel insistió en ello.

David fue llamado para este gran ungimiento, cuando estaba afuera cuidando de las ovejas. David simplemente hacía su trabajo y era fiel en las tareas pequeñas y en lo que su padre le pedía hacer.

Versos del 12 al 13

La descripción física de David nos dice que tenía “buena complexión”, este es probablemente el significado de “rubio” y una “complexión clara” era considerada atractiva en esa cultura.

Era “hermoso de ojos”, habla de “vitalidad e inteligencia”. David también era de buen parecer.

Al juzgar por todas las apariencias externas, los siete (7) hermanos mayores de David, parecían ser mejor material para la realeza y a pesar de lo improbable que era, David fue el elegido.

Por las acciones de David, Isaí y los hermanos de David, podemos asumir que sólo YEHOVAH DIOS y Samuel, sabían exactamente lo que había sucedido aquí.

La verdadera unción sucedió, cuando el Espíritu Santo vino sobre David. El aceite en la cabeza, sólo era una señal de la realidad interna.

Samuel no comenzó con un partido político de “coronemos a David” y no comenzó a socavar el trono de Saúl, buscando una manera de establecer a David como rey.

El profeta vio a David y reaccionó exactamente como YEHOVAH DIOS quería que reaccionara: “YEHOVAH, no sé por qué has escogido a este niño. Pero tú tendrás que ponerlo en el trono. Yo no puedo hacerlo”.

Verso 14

En Vs 13 en adelante, el Espíritu de YEHOVAH DIOS vino sobre David y un espíritu malo vino sobre Saúl y lo atormentaba.

Si YEHOVAH DIOS es totalmente bueno ¿por qué envió un espíritu malo sobre Saúl? Hay dos sentidos en los que YEHOVAH DIOS pudiera enviar algo, sentido activo o pasivo.

Activamente, YEHOVAH DIOS nunca inicia o hace maldad, es el Padre de las luces, en el cual no hay mudanza, ni sombra de variación. (Santiago 1, 17).

Pasivamente, YEHOVAH DIOS podría quitar la mano de su protección y por lo tanto permitir que venga el mal, sin ser en sí mismo la fuente del mal.

Esto era para juzgar la maldad y la rebelión pasada de Saúl contra la guía del Ruaj Hakodesh, pudiera ser un ejemplo de YEHOVAH DIOS entregando a Saúl a su pecado.

Saúl hubiera sido diagnosticado enfermo mentalmente, en la actualidad, sin embargo su problema era espiritual en naturaleza, no mental ni sicológico.

Versos del 15 al 17

Era evidente a los criados de Saúl, pero no parece haberlo sido para Saúl. A menudo nuestra condición espiritual es mucho más evidente para otros, que para nosotros mismos.

Sus criados le aconsejaron buscara lo que nosotros llamaríamos un “líder de alabanza”, que pudiera, usando música, traer el amor, la paz y el poder de YEHOVAH DIOS a Saúl.

El rey Saúl necesitaba ser guiado en adoración, así que era importante buscar a alguno que hiciera el trabajo.

En el pasado, Saúl recibió al Espíritu de YEHOVAH DIOS en presencia de la música (1 de Samuel 10, 10), este era un esfuerzo para recrear esa experiencia mística, una vez más.

Verso 18

Saúl ordenó la búsqueda y entonces uno de los siervos encontró a un hijo de Isaí llamado David.

David tenía la habilidad para guiar a Saúl en adoración y ministrarle en la música. La calidad técnica de su música era importante. El corazón importa, también lo hace la habilidad práctica.

Esto no significa que una persona debe ser virtuosa delante de YEHOVAH DIOS antes de que ÉL pueda usarla.

Pero sí significa, que no se puede tolerar una actitud casual, despreocupada, floja y de “no necesito practicar”, el que sabe tocar refleja una actitud y habilidad.

David necesitaba el carácter de un guerrero, para poder guiar eficazmente a Saúl en adoración y para ministrarlo en la música. El ministerio de adoración constantemente es un campo de batalla.

Frecuentemente hay conflictos y disputas rodeando al ministerio de adoración y si alguien no está equipado y listo para la guerra espiritual, probablemente será “herido” espiritual y emocionalmente en el ministerio y “herirá” a otros.

La buena adoración necesita mucha diplomacia, muchos tienen su propia opinión en música y sugerencias. Sin embargo, los ministros de adoración eficaces, saben cuándo hablar y cuándo estar callados en una plataforma o en la congregación.

David era un joven de buen parecer Vs 12, no necesita ser un modelo, pero su apariencia es importante.

Un ministerio necesita presentarse a sí mismo, de tal, manera que sean invisibles. Si están demasiado vestidos o demasiado informales como para que la atención caiga sobre ellos, eso necesita cambiar.

Este es el atributo más importante, además debe decirse de un ministro de adoración que YEHOVAH DIOS está con ellos, lo que significa que son llamados por YEHOVAH DIOS, se someten a YEHOVAH DIOS y a liderazgo que YEHOVAH DIOS haya puesto sobre ellos.

Versos del 19 al 23

Esto pasó después que Samuel ungiera a David, esto significa que éste simplemente regresó a las ovejas después de su unción.

David no entendió el significado de lo que Samuel hizo. Entendió que era el trabajo de YEHOVAH DIOS llevarlo hasta el trono, en su tiempo de espera, regresaría a las ovejas.

David no tuvo que manipular su camino al palacio o hacia el favor de Saúl. El permitió que YEHOVAH DIOS le abriera las puertas.

David no tuvo que preguntarse “¿Esto viene de YEHOVAH DIOS o viene de mi?”, porque él dejó que YEHOVAH DIOS le abriera las puertas.

David era un hombre sobresaliente digno de su nombre “querido” o “amado”. Saúl inmediatamente lo tomó, le dio la importante y confiada posición de “paje de armas”, su ayudante principal en batalla.

La vida de un soldado a menudo dependía del valor y la fidelidad de su “paje de armas” y Saúl sabía que David era digno de esta posición.

Un arpa es una lira, la versión antigua de la guitarra. Esta no es una de las grandes arpas, que encontramos en las orquestas.

YEHOVAH DIOS usó a David para ministrar a Saúl. David se alegró de ser usado. Lo que parecía ser un gran arreglo no permanecería así por mucho tiempo.

1 comentario en «1 Samuel Capítulo 16»

  1. Yehovah Dios conoce todo, ÉL es nuestro creador, quien nos eligió para ejecutar grandes cosas en su Nombre Santo, como ocurrió con la vida de David, quien fue apartado por ÉL, santificado para ser un gran rey.

    No son las apariencias sino lo que hay en el corazón.
    💜💜

    Responder

Deja un comentario