Mosqueteros de Yehovah

1 Samuel Capítulo 13

Versos del 1 al 2

Éste fue el primer ejército “regular” de Israel. Anteriormente Israel sólo había tenido una milicia que se formaba en tiempos de amenaza nacional, ahora por primera vez Israel tenía un ejército profesional.

Aquí es la primera mención del hijo de Saúl, Jonatán, quien llegaría a ser una parte importante y maravillosa de 1 de Samuel.

Versos del 3 al 4

Jonatán era un líder militar excepcional. En repetidas ocasiones demostró habilidad para dirigir ataques exitosos. Sin embargo, este ataque solamente despertó a los Filisteos.

Israel había disfrutado la “paz” de un pueblo sometido, todo estará bien siempre y cuando tomes tu lugar de subyugación. Con este ataque Jonatán declaró “ya no nos someteremos a los Filisteos dócilmente”.

Arqueólogos han encontrado esta fortaleza Filistea en el collado, lugar también conocido como Gueba. La evidencia arqueológica muestra, que fue destruida pero reconstruida después por Saúl y este lugar se convirtió en su palacio y fortaleza.

Saúl, claramente tomó crédito por el atrevido ataque de Jonatán contra la guarnición de los filisteos. Esto era una mala señal en el corazón y en el carácter de Saúl.

Su propio sentido de inseguridad, no permitiría que ninguno de sus asociados, incluso su propio hijo, recibiera crédito.

Necesitaba embriagarse en alabanza, como un hombre sediento bebiendo agua.

Versos del 5 al 7

Los Filisteos, enfurecidos con los Israelitas, reunieron un enorme ejército para aplastar a Israel.

Jonatán fue lo suficientemente valeroso como para lanzar el ataque inicial contra los Filisteos, pero los hombres de Israel no fueron lo suficientemente valerosos, como para mantenerse fuertes contra su enemigo.

Con gran temor el pueblo estaba en aprieto, se escondieron dondequiera que pudieron en cuevas, en fosos, en peñascos, en rocas y en cisternas o huyeron hacia el otro lado del río Jordán a la tierra de Gad y de Galaad. Este era un punto bajo para Israel.

La posición de Saúl como rey fue confirmada en Guilgal (1 de Samuel 11, 15), muchos meses después aún permanecía ahí Vs 1.

Ahora que él era el rey, los hombres de Israel esperaban cosas más grandes de él.

Aún respetaban a Saúl como su rey, pero estaban muy atemorizados. Debe ser mejor tener seguidores temblorosos que ninguno, pero mejor es, si Israel hubiera confiado en YEHOVAH DIOS en ese momento.

Versos del 8 al 9

Saúl estuvo en Guilgal por muchos meses. Pero bajo la presión de la crisis actual, cada día parecía mucho más importante.

Sabía que los Filisteos estaban reuniendo un enorme ejército contra él y una vez que estuvieran organizados, sería mucho más difícil derrotarlos, sabía que una respuesta rápida, les daría una mayor probabilidad de ganar la batalla.

Samuel le dijo a Saúl que lo esperara en Guilgal. Entonces Samuel llevaría a cabo los sacrificios e Israel, estaría listo espiritualmente para la batalla.

Esto incrementaba la ansiedad de Saúl. Primero, la espera por Samuel era estresante porque sentía que el tiempo estaba en su contra. Segundo, el pueblo se le desertaba porque pensaban que no se libraría la batalla y que el plan no estaba funcionando.

Fue pecaminoso. Primero, Saúl desobedeció a Samuel, segundo, Saúl era un rey, no un sacerdote y sólo los sacerdotes podían ofrecer sacrificios.

Saúl no tenía por qué haber hecho lo que sólo un sacerdote podía hacer.

Versos del 10 al 12

Saúl decidió ofrecer el sacrificio, no más de una hora antes de que Samuel llegara.

Si hubiera confiado en YEHOVAH DIOS esperado una hora más ¡cuán diferentes podrían haber sido las cosas!

Los últimos momentos de espera son usualmente los más difíciles y nos tientan poderosamente a tomar el asunto en nuestras manos.

Ahora Saúl realmente había sobrepasado sus límites. El Hebreo dice que “Saúl quería bendecir a Samuel”, como un sacerdote bendice al pueblo.

Saúl se veía a sí mismo como un sacerdote, primero ofreciendo sacrificio y luego dando bendición. Por su parte Samuel sabía que Saúl había hecho algo malo.

Samuel no buscaba razones o excusas, porque no había razones, ni excusas válidas, lo que Samuel quería escuchar era una confesión y arrepentimiento.

La respuesta de Saúl, es un clásico ejemplo de crear excusas y desconfiar en YEHOVAH DIOS. Línea tras línea, Saúl empeoró su pecado con excusas.

La forma entera de la explicación de Saúl, deja claro que esto no fue un malentendido. No le dijo a Samuel “¿Hice algo malo?”, él sabía exactamente lo que había hecho.

Versos del 13 al 14

Esta frase es más fuerte de lo que podríamos pensar. Samuel no se refería a que Saúl era tonto o poco inteligente. La Biblia habla del loco como alguien carece de moralidad y espiritualidad.

A pesar de todas las excusas, todos los motivos, de culpar a alguien más, el resultado final es el resultado final.

Samuel lo dejó claro, no guardaste el mandamiento de YEHOVAH DIOS que te había ordenado, tenía una orden directa para hacer algo e hizo lo contrario.

Uno de los privilegios de ser un rey, era establecer una dinastía, donde los hijos de uno heredarán después el trono.

YEHOVAH DIOS le dijo a Saúl, que sus descendientes no reinarían después que él fuera rey, él no establecería la monarquía sobre Israel.

Por estas palabras podríamos esperar que Saúl fuera “impugnado” como rey en ese momento y en ese lugar. Pero Saúl reinaría por otros veinte (20) años.

Aunque YEHOVAH DIOS rechazó a Saúl, no rechazó a Israel. Debido a que el Altísimo amaba a Israel, levantaría un nuevo rey, un hombre conforme a su corazón.

¿Qué significa esto? Podemos descubrir que Saúl no era un hombre conforme a su corazón y compararlo con el hombre que sí era un varón conforme a su corazón David.

YEHOVAH DIOS estaba buscando este tipo de hombre y lo encontró en un lugar inesperado. De hecho ¡en ese momento ni siquiera era un hombre!.

YEHOVAH DIOS, aún está buscando hombres y mujeres conforme a su corazón.

Versos del 15 al 18

Samuel se fue sabiendo que las palabras de juicio, eran una invitación al arrepentimiento y que Saúl no se arrepentiría.

Al inicio, Saúl tenía alrededor de tres mil hombres en su ejército regular (1 de Samuel 13, 2), ahora se había reducido a seiscientos porque muchos hombres desertaron, mientras Saúl esperaba a Samuel Vs 8.

La pérdida de muchos hombres, fue la razón por la que Saúl ofreció el sacrificio sin Samuel y mostró un corazón de desconfianza y desobediencia a YEHOVAH DIOS.

Saul no era entendido espiritualmente, tenía el concepto, pero no se apegaba a obedecer, como todo carnal, su juicio estaba sesgado por sus sentidos. Gran contraste con el carácter de Jefte y Gedeón.

Con tantas tropas los Filisteos podía merodear a voluntad. Era un ejército intrépido y temerario en contra de Saúl e Israel.

Versos del 19 al 23

Los Filisteos tenían tecnología militar superior y querían que las cosas siguieran igual.

Puesto que eran un pueblo marinero, los Filisteos comerciaban con las culturas sofisticadas tecnológicamente del oeste, especialmente los Griegos.

Ellos importaban armas y quién sabe qué tanto más de tierras lejanas. Al cuidar cuidadosamente su tecnología militar, los Filisteos mantuvieron a los Israelitas bajo dominio.

Había tan pocas armas de hierro disponibles, que sólo la familia real podía estar adecuadamente equipada. El resto de Israel peleaba con lo que pudieran.

Era suficientemente malo que fueran grandemente sobrepasados en número. Ahora, vemos que YEHOVAH DIOS, le permitió a los Filisteos tener una ventaja tecnológica enorme sobre los Israelitas.

La única manera en que los Israelitas podrían ganar, era confiando en YEHOVAH DIOS para materializar la Victoria.

1 comentario en «1 Samuel Capítulo 13»

Deja un comentario