Mosqueteros de Yehovah

1 Reyes Capítulo 19

Versos del 1 al 3

El reporte llegó como un gran golpe, a esta campeona en la adoración de Baal y Astarot en Israel.

Tenía en muy alta estima, a estos sacerdotes que mantenía de la tesorería real y ahora habían muerto por la mano de Elías.

Jezabel escuchó todo lo que Elías había hecho, abarcando la gran confrontación en el Monte Carmelo.

Pero aún su respuesta, no fue para decir “El silencio de Baal y el fuego de YEHOVAH DIOS prueba que estoy equivocada y que YEHOVAH es Único DIOS”.

En su lugar, ella respondió haciendo un voto de matar en 24 horas, al hombre que expuso la mentira de la adoración a Baal y que demostró la Gloria de YEHOVAH DIOS.

Está claro, que YEHOVAH DIOS quería proteger a Elías, pero no podemos decir, si quería protegerle en Jezreel o protegerle al sacarle de Jezreel.

Sin embargo, Elías fue como 128, 7 Km hacia al sur hacia Beerseba, fracasando en el mismo punto en el cual él era más fuerte.

En la Escritura, está el hombre más sabio que comprueba que es el más necio, Salomón y justamente como el hombre más manso Moisés, habló palabras apresuradas y amargas.

Abraham falló en su Fe y Job en su Paciencia, de la misma forma quien era el más valiente de todos los hombres Elías, que no tenía miedo al Rey más perverso Ajab, huyó de una mujer iracunda, ¡que tristeza!.

Verso 4

Más allá de la distante ciudad de Beerseba, Elías se aisló a si mismo aún más.

Este varón de oración, fue lo suficientemente poderoso para hacer que la lluvia y el rocío se detuvieran por tres años y medio, después para hacer que comenzara de nuevo con su oración, ahora oraba deseando morir.

Agradecidamente, esta oración no fue contestada para Elías, tomando en cuenta fue uno de los pocos hombres en la Biblia que jamás murió.

Cuando Elías examinó el aparente fracaso de su obra, de manera instintiva puso la culpa en su propia indignidad. Porque era un pecador, así como el resto de sus antepasados, que olvidaban que la obra era de YEHOVAH DIOS.

Versos del 5 al 8

Esta era la misericordia de YEHOVAH DIOS extendiéndose hacia Elías. Físicamente hablando, él necesitaba descanso y refrigerio. El Altísimo le dio descanso debajo del enebro y proveyó milagrosamente alimentos para el refrigerio.

Elías recibió este descanso y refrigerio, de parte de YEHOVAH DIOS en repetidas ocasiones, una rápida comida y siesta no eran suficientes.

YEHOVAH DIOS envió a Elías a un viaje de 322 Km, 40 días, hacia el Monte Horeb, también conocido como el Monte Sinaí.

Esto muestra que YEHOVAH DIOS no demandó una recuperación inmediata de Elías. ÉL permitió que el profeta, tuviera un tiempo para recuperarse de su depresión espiritual.

El viaje de cuarenta días de Elías, no era sin propósito. Un viaje directo hubiese requerido a lo sumo 11 días, por lo tanto, el periodo es de propósito simbólico.

Como los hijos de Israel tuvieron un notable fracaso espiritual, vagaron cuarenta años en el desierto, así un Elías derrotado debía pasar cuarenta días en el desierto.

Versos del 9 al 10

Literalmente, en el hebreo “caverna” pudo bien ser la “hendidura de la peña”, donde YEHOVAH DIOS se apareció a Moisés en Éxodo 33, 22, en lugar una “región de cuevas” genérica.

YEHOVAH DIOS, sabía la respuesta de esta pregunta, pero le hacía bien a Elías el hablar libremente y el desahogar su corazón.

Elías protestó “Te he servido fielmente y ahora mira el peligro en el cual estoy”.

Pareciese injusto para Elías y muchos ministros de YEHOVAH DIOS, padecer persecución y sufrir por ello.

No era certero decir que sólo quedaba él, como lo dijo en 1 Reyes 18, 22. Si era el último profeta o creyente vivo ¿no debería de buscar el vivir el mayor tiempo posible?.

Si los enemigos de YEHOVAH DIOS, como Jezabel, le querían muerto, ¿no debería de buscar él, derrotar su malvada voluntad?.

Elías mostró la naturaleza irrazonable de su incredulidad y temor.

Versos del 11 al 12

YEHOVAH DIOS sabía lo que el deprimido y desalentado Elías necesitaba, un encuentro personal con su Gloria.

No había nada fundamentalmente mal con la teología de Elías, pero en el momento había algo que faltaba en su experiencia.

YEHOVAH DIOS trajo Su presencia ante Elías, pero primero para mostrar donde ÉL no estaba.

El Altísimo no estaba en el viento fuerte y violento, no estaba en el terremoto, no estaba en el fuego. Como muchos otros, Elías probablemente solo buscaba a YEHOVAH DIOS, en manifestaciones dramáticas.

YEHOVAH DIOS algunas veces aparece de tales maneras, pero a menudo aparece en ambientes menos dramáticos.

Esta misma lección debe de ser aprendida una y otra vez por todos nosotros, repitámosla “No por espada, ni por ejército, sino por mi Espíritu, dice YEHOVAH DIOS” (Zacarías 4, 6).

Este último fenómeno, era un marcado contraste hacia las previas manifestaciones.

YEHOVAH DIOS se encontró con Elías, en el callado silbido de una voz apacible, en lugar del viento fuerte y violento, terremoto o fuego.

Versos del 13 al 15

Debido a que sintió la presencia especial de YEHOVAH DIOS, inmediatamente se humilló a si mismo y cubrió su rostro con su manto.

YEHOVAH DIOS le hizo la misma pregunta a Elías y recibió la misma respuesta, como en Vs 9-10. Había algo útil para Elías en esta pregunta y en el proceso de la respuesta.

YEHOVAH DIOS le dio a Elías algo por hacer, necesitaba una tarea en la cual enfocarse, para que evitara una excesiva introspección.

Necesitaba parar de verse a si mismo y a sus propias circunstancias difíciles, para seguir con lo que YEHOVAH DIOS quería que él hiciera.

Versos del 16 al 18

YEHOVAH DIOS demostraría Su elección sobre Jehú, para ser el rey que suceda al corrupto Ajab y a su mujer Jezabel.

Elías necesitaba un amigo, YEHOVAH DIOS le hizo saber que había un hombre listo para aprender del gran profeta y ser su discípulo y compañero.

Elías también necesitaba esperanza y ya que Eliseo podía ser levantado como un sucesor del cargo profético, entonces sabía que su obra continuaría aún después de su muerte.

Era otra fuente de aliento para Elías, esta promesa, que al final la justicia sería hecha por YEHOVAH DIOS, y no permitiría que la persecución institucionalizada de la idolatría se fuera sin castigo.

Este era el aliento final hacia Elías, que en repetidas ocasiones se lamentó, de estar solo entre los verdaderos seguidores de YEHOVAH DIOS (1 Reyes 18, 22; 19, 10. 14).

Versos del 19 al 21

Elías encontró a Eliseo y le comisionó que ministrara, cuando Eliseo estaba trabajando.

El manto era el símbolo de la autoridad profética de Elías, significaba “Te llamo para que te unas en mi trabajo como profeta”.

El manto o palio, era la prenda peculiar del profeta, Zacarías 13, 4 y estaba hecha probablemente de piel con el pelo aún encima 2 Reyes 1, 8.

La respuesta de Elías indica que él mismo no fue quien llamó a Eliseo, era el llamado de YEHOVAH DIOS, que Eliseo siguiera ese llamado era su propia decisión.

Esto demuestra, el entero compromiso de parte de Eliseo para seguir a Elías, destruyó las herramientas de su oficio en una fiesta de despedida para su familia y amigos.

2 comentarios en «1 Reyes Capítulo 19»

  1. Gloria a Yehovah que nos ha dado el silbo apacible de la voz de su Ruaj Ha Kodesh que vive en nosotros para asistirnos en todo tiempo porque ya no estamos solos!!!! 🎆✨🎇🎉

    Responder
  2. GLORIA A YEHOVAH, Él es perfecto y sus planes son los mejores.

    Cada día somos más los que se unen al mismo propósito de extensión del Reino Santo de Yehovah Dios, elegidos por el mismo.

    💚💚

    Responder

Deja un comentario