Mosqueteros de Yehovah

1 Reyes Capítulo 17

Verso 1

En ese momento crucial, en la historia de Judá e Israel, el Profeta Elías apareció repentinamente, se convirtió en la fuerza espiritual dominante en Israel, durante estos días oscuros de la apostasía de Ajab.

El nombre Elías significa “YEHOVAH es mi DIOS”, en los días cuando el gobierno de Ajab oficialmente apoyaba la adoración a Baal y otros dioses, aún el nombre de este profeta le decía la verdad.

Era un tiempo crucial en la historia de Israel. Parecía como si la adoración del verdadero YEHOVAH DIOS, podría ser completamente eliminada en el reino del norte.

La tierra estaba llena de sacerdotes de Baal y de las arboledas, orgullosos del favor de la Corte, glorificándose en su repentina llegada al poder, insolentes, avaros, escandalosos y envilecidos.

Toda la tierra parecía estar en apostasía. De todos los miles de Israel, solamente siete mil quedaban, los cuales “no habían doblado sus rodillas” o “no habían besado la mano de Baal”.

Pero estaban paralizados con temor y se mantuvieron inmóviles, su misma existencia no era conocida para Elías, en la hora de gran soledad.

“No habrá en estos años ni rocío ni lluvia, a menos que yo lo ordene”, fue una demostración dramática en contra del dios pagano Baal, quien se pensaba que era el dios del cielo, el dios del clima.

Elías mostró  por medio de sus oraciones a YEHOVAH DIOS de Israel que Baal era un falso ídolo, un falso dios.

Elías, no solamente era el profeta de esta sequía, en el sentido de la oración, fue la causa de la sequía, oró y sucedió.

Santiago 5,17-18 “Elías era hombre sujeto a pasiones semejantes a las nuestras, y oró fervientemente para que no lloviese, y no llovió sobre la tierra por tres años y seis meses. Y otra vez oró, y el cielo dio lluvia, y la tierra produjo su fruto”.

Esta declaración de Elías, nos da un entendimiento de la fuente de su fuerza. Se dijo específicamente, que Elías era hombre sujeto a pasiones semejantes a las nuestras (Santiago 5, 17).

Pero mostró una fuerza más grande, que la mayoría de nosotros en nuestra vida con YEHOVAH DIOS. Debemos de prestar atención a estos indicadores de la fuerza de Elías.

Versos del 2 al 5

La sequía anunciada por Elías en el verso anterior, era una gran amenaza para el reino norte de Israel y el reino de Ajab. Por lo tanto, su vida corría peligro y YEHOVAH DIOS le envió al arroyo de Queret para su propia seguridad.

YEHOVAH DIOS condujo a Elías un paso a la vez. ÉL no le dijo que fuera al arroyo de Queret, sino hasta que él hubo entregado el mensaje a Ajab. ÉL no le dijo que fuera a Sarepta sino hasta que el arroyo de Queret se secara.

YEHOVAH DIOS condujo a Elías por obediencia, un paso a la vez y Elías siguió en Fe.

El escape hacia el arroyo de Queret, era más que protección. Fue también para entrenar a Elías hacia la “dependencia de YEHOVAH DIOS”.

En una temporada de sequía, debía de confiar que YEHOVAH DIOS, podría mantener fluyendo a este arroyo, también debía de aceptar la comida de los cuervos, un animal impuro.

El nombre Queret viene de una antigua raíz Hebrea, que significa “el cortar, trozar o aislar”, muestra que YEHOVAH DIOS debía de podar algo en la vida de Elías durante este periodo.

Verso 6

Cada pedazo de comida que llegaba a Elías, venía por medio del pico de un animal impuro. Elías tuvo que dejar de lado sus ideas de las costumbres sobre lo puro y lo impuro o pronto moriría de hambre.

A través de esto, YEHOVAH DIOS le enseñó a Elías que enfatizara el “espíritu de la ley”, antes de la letra de la ley.

Como YEHOVAH DIOS, fielmente proveyó el maná para Israel en el desierto, también proveyó por las necesidades de Elías.

Elías llegó a confiar más que nunca, en la milagrosa provisión de YEHOVAH DIOS.

Verso 7

Elías observó, como el flujo del arroyo disminuía hasta que se secó, su fuente de agua se había ido, sequía por la cual Elías no oró para que la lluvia viniera otra vez, aún para su propia supervivencia.

Él mantuvo el propósito de YEHOVAH DIOS primero, aun cuando le afectaba en la adversidad.

Versos del 8 al 9

YEHOVAH DIOS condujo a Elías del arroyo seco a una ciudad Gentil. Este era un movimiento inusual y desafiante para que Elías lo llevara a cabo.

De casa, a Jezreel, a Querit, a Sarepta. Este traslado le hacía cada vez más fuerte.

Esta región en general, era el lugar de donde salió la reina impía Jezabel.

Elías estaba visitando territorio enemigo y mostrando el poder de YEHOVAH DIOS, en un área donde Baal era adorado, aunque inefectivo por la sequía.

Las viudas eran notables por su pobreza en el mundo antiguo. YEHOVAH DIOS le dijo a Elías, que fuera a una viuda Gentil y recibiera provisión, probablemente parecía que tenía más sentido esperar junto a un arroyo seco.

Versos del 10 al 11

Ella era una mujer pobre, juntando pedazos de madera para hacer un fuego. Elías quizás pensó, que YEHOVAH DIOS le conduciría hacia una viuda rica, pero le condujo hacia una pobre viuda Gentil.

Lo sabemos por el hecho que no tenía leña, pues no había escasez de madera, a menos que ella fuera extremadamente pobre.

Elías, audazmente pone esta petición en Fe. El sentido común y las circunstancias le decían que la viuda no daría tan generosamente a un extraño Judío, pero la Fe le hizo preguntar.

Verso 12

Esta amable palabra muestra, que ella respetaba a YEHOVAH DIOS y aún reconocía que YEHOVAH DIOS de Israel era el DIOS de Elías y no de ella.

Elías se dio cuenta, que no solo era pobre, sino desesperadamente pobre. Él la halló justo antes de que ella fuera a prepararse el último bocado de comida para ella misma y su hijo y para resignarse a si mismos a morir.

Versos del 13 al 14

No temas, fue la primera Palabra de YEHOVAH DIOS hacia la viuda a través de Elías. Su crisis actual correctamente le hacía sentir temor y YEHOVAH DIOS, quería que ella dejara de lado el temor y pusiera su confianza en Él.

Petición audaz y seria de parte del profeta, primero le diera a él algo de su último bocado de comida.

Era porque YEHOVAH DIOS le dijo, que ÉL proveería una provisión sin final de comida, para la viuda, su hijo y para Elías mismo.

Elías le pidió a la viuda, que pusiera su confianza en esta gran promesa de YEHOVAH DIOS.

Versos del 15 al 16

Ella voluntariamente dio con un gran riesgo, basada en su confianza en la promesa de YEHOVAH DIOS.

YEHOVAH DIOS cumplió la promesa hacia la viuda, su hijo y Elías, la usó como un canal de provisión y sus necesidades, como resultado, fueron satisfechas.

Versos del 17 al 18

Sus necesidades fueron provistas por un milagro continuo de YEHOVAH DIOS.

Pero esos días felices, fueron eventualmente cubiertos por una sombra oscura, la enfermedad y muerte del hijo de la viuda.

A la muerte de su hijo, la viuda indirectamente le echo la culpa a Elías, directamente se echó la culpa a ella misma y a su iniquidad, la memoria de la culpa estaba más cerca de ella.

Versos del 19 al 20

Este detalle vivido muestra, que la viuda se aferró del niño muerto fuertemente en sus brazos.

Elías, estaba alojado en un cuarto en el techo, accesible desde afuera de la casa. Tales estructuras eran comunes en el Cercano Oriente.

Este arreglo permitiría, que la viuda no solamente tuviera su necesaria privacidad, sino que salvaguardaría su reputación.

Elías, oró con un gran corazón e intimidad con YEHOVAH DIOS, a esta tragedia aparentemente inexplicable e irremediable, la puso en oración a la única fuente de provisión y pidió a YEHOVAH DIOS que lo remediara.

Versos del 21 al 24

Debido a su fe hacia YEHOVAH DIOS, ÉL contestó su oración.

Una oración llena de poderosos argumentos. “Tú eres el Señor, quien puede revivir a este niño; y mi DIOS, y por lo tanto no me negarás”.

“Ella es una viuda; no añadas aflicción al afligido; no la quites el gran apoyo y la vara de su edad. Ella me ha dado un trato amable, no dejes que le pase esto debido a su amabilidad hacia tu profeta”.

El hijo fue levantado y YEHOVAH DIOS proveyó para la viuda en todo nivel, no solamente con la milagrosa provisión de alimento, sino con la resurrección de su hijo.

Este es el primer ejemplo en la Biblia, de una reanimación de los muertos, la cual no se puede explicar cómo magia contractual, ni como la fuerza de vida del profeta, siendo transmitida por el método de resurrección de boca a boca.

2 comentarios en «1 Reyes Capítulo 17»

  1. Yehovah Dios desea que pongamos en practica su Palabra para que veamos como se cumple a la perfección, ÉL es fiel y siempre quiere lo mejor para nosotros sus hijos.

    El que decide vivir por fe, creyendo en las promesas de Yehovah Dios obtiene victorias porque ve el cumplimiento al perseverar a pesar de las circunstancias.

    💖💖

    Responder

Deja un comentario