Mosqueteros de Yehovah

1 Crónicas Capítulo 23

Versos del 1 al 2

David tenía otros dos hijos que también podían reclamar el trono de Israel después de su muerte, especialmente Adonías, en 1 de Reyes 1, 31-40 describe con mayor detalle cómo David se aseguró de que Salomón y no Adonías tomara el trono después de su muerte.

David reunió a todos con el propósito de organizarlos, para ayudarle a Salomón con el trabajo de construir el templo y administrar los asuntos del reino.

Versos del 3 al 6

Basado en la antigua orden que se encontraba en Números 4, 1-3, indicando que el servicio de un levita comenzaba a los 30 años de edad.

Estos 38.000 levitas calificados se dividieron en diferentes funciones.

El Templo era un lugar ocupado donde fluían constantemente adoradores, sacrificios y servicio a YEHOVAH DIOS.

Se requería de muchas personas capacitadas para cuidar de todos los asuntos prácticos detrás de esta actividad.

Los levitas eran también los funcionarios del reino de Israel. Los registros gubernamentales, las decisiones y la administración estaban a cargo de los levitas.

Los porteros estaban a cargo de la responsabilidad, tanto en un sentido práctico como en el espiritual.

Ellos se aseguraban que solo los que estaban listos para servir y adorar a Dios pudieran entrar al Templo y a su edificio asociado.

Estos levitas tenían la función de adorar a YEHOVAH DIOS con sus voces e instrumentos musicales.

Hacían ambas cosas para honrar a YEHOVAH DIOS directamente y para alentar a otros a adorar a YEHOVAH DIOS.

Guersón, Quehat y Merari, estos grupos familiares dentro de la tribu de Leví fueron descritos en Números 3 y 4.

Los guersonitas de Guersón debían cuidar de las pieles que cubrían al tabernáculo.

Los quehatitas de Quehat debían cuidar de los muebles del tabernáculo incluyendo el arca del pacto, la mesa del pan de la proposición, entre otros. Bajo la dirección de Eleazar el sacerdote, hijo de Aarón.

La familia de Merarí debía cuidar de los aspectos estructurales del Tabernáculo, incluyendo los pilares, las tablas, entre otros.

Versos del 7 al 11

Los hijos de Guersón, los guersonitas son: Ladán y Semi. Los hijos de Laadán, tres: Jejiel el primero, después Zetam y Joel.

Los hijos de Semi, tres: Selomit, Jaziel y Heran. Estos fueron los jefes de las familias de Ladán.

Y los hijos de Semi: Yajat, Ziza, Jeus y Beria. Estos cuatro fueron los hijos de Semi. Yajat era el primero, y Ziza el segundo; pero Jeus y Beria no tuvieron muchos hijos, por lo cual fueron contados como una familia.

Versos del 12 al 13

Los hijos de Quehat, los Quehatitas son: Amram, Jisear, Hebrón y Uziel, ellos cuatro.

Los hijos de Amram: Aarón y Moisés. Y Aarón fue apartado para ser dedicado a las cosas más santas, él y sus hijos para siempre, para que quemasen incienso delante de YEHOVAH DIOS y le ministrasen y bendijesen en su nombre, para siempre.

Entre los levitas, los descendientes de Aarón fueron escogidos para funciones sacerdotales descritas en estos versos.

Ser un miembro de la familia de Leví no era suficiente para ser un sacerdote, tenían que ser descendiente de esta particular familia de Aarón.

Esta es una breve pero poderosa descripción de las responsabilidades de los sacerdotes de Israel.

· El sacerdote debía tener una preocupación activa por la santidad y ser capaz de discernir entre lo que era santo y lo que no.

Esto significa que la santidad tenía que tocar a la vida del sacerdote, él debía representar a YEHOVAH DIOS delante del pueblo.

· El incienso es una imagen de oración de intercesión. El sacerdote tenía que representar al pueblo delante de YEHOVAH DIOS.

El perfumado incienso que centellea hacia el cielo, es un bello emblema de la oración de intercesión. Oremos más, no tanto por nosotros como por los demás.

Esta es la señal de crecer en gracia, cuando nuestras oraciones son fragantes con los nombres de amigos o enemigos y se mezclan con las brasas del altar de oro.

· El sacerdote se ocupaba con las personas y el trabajo del ministerio, pero nunca debía olvidarse de su ministerio hacía YEHOVAH DIOS .

Debía pasar tiempo en devoción personal, adoración y atención dada a YEHOVAH DIOS en el lugar secreto.

· El sacerdote era bendecido para que pudiera bendecir a otros. No es suficiente con orar suavemente dentro del velo, tenemos que salir a bendecir a la humanidad, el que está más cerca de YEHOVAH  está más cerca del hombre.

Versos del 14 al 26

David primero cambió el año en que comenzaba el servicio para los levitas de 30 a 20.

Una razón por la que hizo esto era porque el nuevo Templo requeriría de más obreros y quería mantener a los levitas ocupados.

El servicio del Templo ciertamente habrá traído consigo un trabajo aún mayor, aunque el deber ocasional de transportar el Arca fuera ahora abolido.

De hecho, los levitas y sus responsabilidades habían sufrido desde hace mucho tiempo el descuido.

Ahora que el Tabernáculo y su inmobiliario descansarían permanentemente en el Templo que David planeaba y Salomón construiría, podía y debía haber un cambio en las funciones de los levitas.

Versos del 27 al 32

Nunca fue la verdadera soberanía de David más manifiesta, que cuando trató de hacer estos arreglos para la consolidación alrededor del trono de YEHOVAH DIOS de ese reino que estaba próximo a dejar.

2 de Crónicas 29, 25 nos dice que David ordenó estos arreglos mientras trabajaba junto con Gad el vidente del rey y Natán el profeta.

También nos dice que estos arreglos fueron la orden del Altísimo por medio de sus profetas. Esta era organización y administración del Espíritu Santo.

Guiado por los profetas (2 de Crónicas 29, 25), el rey ejerció su genio administrativo para establecer un sistema de procedimientos que ayudaran a mantener la adoración legítima bajo sus sucesores.

Dado que el Tabernáculo y sus Servicios, estaban por llegar a un lugar de descanso permanente.

Los levitas que alguna vez tuvieron la responsabilidad de manejar y mover la estructura móvil ahora podían volverse ayudantes de los sacerdotes, los hijos de Aarón.

El cronista menciona muchas responsabilidades específicas de los levitas, la purificación de toda cosa santificada, los panes de la proposición para lo preparado en sartén.

Sin embargo, incluyó entre ellos su responsabilidad más importante, asistir cada mañana todos los días a dar gracias y tributar alabanzas a YEHOVAH DIOS.

Esto era esencial entre las responsabilidades de los levitas y de los sacerdotes y nunca debía ser descuidado.

El trabajo específico de los levitas es bellamente descrito por el cronista en los versos finales del capítulo.

Ellos eran los Doulos del sacerdote y de la casa. También debían presentarse por la mañana y por la noche a adorar a YEHOVAH DIOS. Este es un llamado grande y santo.

Era responsabilidad del sacerdote matar, desollar, y vestir, así como ofrecer, las víctimas, pero siendo pocos, se veían forzados a emplear a los levitas para desollar a esos animales.

Los levitas eran asistentes de los sacerdotes y eran empleados para la parte más servil del sacrificio divino.

Estos asistentes, estaban activos en las habitaciones laterales y en los patios en vez del edificio principal, preparando comida y ofrendas en vez de ofrecer los sacrificios.

Deja un comentario