Mosqueteros de Yehovah

1 Crónicas Capítulo 21

Versos del 1 al 2

En 2 de Samuel 24, 1, se nos dice que esto fue inicialmente provocado debido a que la ira del Altísimo se levantó contra Israel.

Así que vemos que Satanás incitó a David pero que YEHOVAH DIOS expresamente lo permitió como una disciplina contra David.

Hay una gran brecha en el registro histórico que el cronista deja pasar, incluyendo muchos problemas familiares y una guerra civil.

Sus razones para una brecha de esta longitud no son difíciles de conjeturar, poco de lo que sucedió durante esas dos décadas alentaría a un Judá post exilio, ante el cual Esdras buscaba retratar una piedad que caracterizó a David como su mejor cualidad.

Por primera vez en las Escrituras, aparece la palabra “Satanás” sin el artículo definido como un sustantivo propio.

Esto era peligroso debido a un principio establecido en Éxodo 30, 12, “Cuando tomes el número de los hijos de Israel conforme a la cuenta de ellos, cada uno dará a YEHOVAH DIOS el rescate de su persona, cuando los cuentes, para que no haya en ellos mortandad cuando los hayas contado”.

El principio de Éxodo 30, 12 habla de la propiedad de YEHOVAH DIOS de su pueblo. En el pensamiento de estas culturas antiguas, un hombre solo tenía derecho de contar o numerar lo que le pertenecía.

Israel no le pertenecía a David, Israel le pertenecía a YEHOVAH DIOS.

Solo le correspondía a YEHOVAH DIOS ordenar un recuento y si David lo ordenaba solo debía hacerlo porque YEHOVAH DIOS se lo pidiera y ofreciendo la recompensa para “expiar” por el censo.

Versos del 3 al 4

Joab no tenía miedo de decirle a David cuando creía que el rey estaba equivocado.

Con el mejor interés de David e Israel en mente, Joab pidió tácitamente a David que reconsiderara su necio deseo de censar a la nación.

Joab también insinúa el motivo detrás del censo, orgullo en David. Él deseaba era el incremento de la nación y tal vez quería medir el tamaño de su ejército, para saber si tenía suficiente fuerza como para conquistar alguna nación vecina.

Entendemos de 2 de Samuel 24 que esto sucedió a finales de su reinado, David fue tentado a tomar un poco de la gloria para sí.

Vio como Israel había crecido y prosperado durante su reinado, ciertamente era notable.

El censo era una manera de tomar el crédito. El espíritu de vanagloria en los números había tomado posesión del pueblo y del rey y había una tendencia a confiar en los números y olvidar a YEHOVAH DIOS.

2 de Samuel 24, 4 nos dice que no solo Joab intentó decirle a David que no hiciera esto, los capitanes del ejército también le advirtieron a David que no censara a los ejércitos de Israel. Pero David lo hizo de todas formas.

Versos del 5 al 8

Los resultados muestran que había 1.570.000 hombres de guerra entre las doce tribus, reflejando una población total estimada de 6 millones aproximadamente en Israel.

2 de Samuel 24, 5-9 indica que les tomó casi diez (10) meses completar el censo. David debió haber cancelado este necio censo durante los diez (10) meses, pero no lo hizo.

El número dado en 2 de Samuel 24, 9 es diferente de la suma (1.300.000) a la que llegamos aquí.

Intentar reconciliarlos en cada parte es un trabajo perdido, de esto aprendemos que la voluntad del Altísimo se impone al no contar hoy con un número exacto de ese necio censo.

Entre éstos no fueron contados los levitas, ni los hijos de Benjamín, muchos opinan que Joab, al ver que esto traería destrucción sobre el pueblo, se propuso salvar a dos tribus.

Si David preguntaba ¿Por qué no enumeraste a los levitas? Joab pensaba responder, porque los levitas no son contados entre los hijos de Israel.

Si David preguntaba ¿Por qué no contaste a los de Benjamín? Joab respondería, Benjamín ha sido castigado lo suficiente, debido al trato de la mujer en Gabaa, por lo tanto, si esta tribu llegara a ser castigada ¿Quién quedaría?.

YEHOVAH DIOS heriría a Israel con una elección de juicios ofrecida a David. Sin embargo, YEHOVAH DIOS ya había herido a Israel al conmover profundamente al rey de Israel con un agudo sentido de su pecado.

El hombre conforme al corazón de YEHOVAH DIOS no era perfecto, pero tenía un corazón sensible al pecado cuando lo cometía.

David mantuvo una cuenta corta con YEHOVAH DIOS, por ello, ahora veía el orgullo y la vanagloria que lo motivó a hacer algo tan necio.

Versos del 9 al 12

YEHOVAH DIOS usó el pecado de David y el castigo resultante para revelar el corazón y la sabiduría de David. Su elección de las siguientes tres opciones probaría a David:

· Tres años de hambre: Esto seguramente resultaría en la muerte de algunos en Israel, pero los ricos y pudientes sobrevivirían. Israel tendría que depender de las naciones vecinas para obtener alimentos.

· Tres meses de ser derrotado delante de tus enemigos: Esto sería la muerte de algunos en Israel, pero en su mayoría soldados. Israel tendría que contender con enemigos entre las naciones vecinas.

· Por tres días la peste en la tierra: Esto significaría la muerte para algunos en Israel, pero cualquiera podía ser herido por esta plaga, rico o pobre, influyente o anónimo, realeza o común.

YEHOVAH DIOS quería que David usara al profeta como mediador y que le respondiera al profeta en vez de directamente a YEHOVAH DIOS.

Verso 13

Esto significa que David escogió los tres días de peste. En las otras dos opciones el rey y su familia podían aislarse contra el peligro, pero David sabía que tenía que exponerse a sí mismo a la disciplina de YEHOVAH DIOS.

David escogió los tres días de plagas porque sabía que en las otras dos opciones, Israel estaría a la merced de sus vecinos como en el hambre o sería atacado por sus enemigos.

David sabía que YEHOVAH DIOS es mucho más misericordioso y con más gracia que cualquier hombre.

Versos del 14 al 15

Esta fue una gran calamidad sobre Israel, una plaga devastadora hiriendo a tantos en un periodo de tiempo tan corto.

Esto justificó la sabiduría de David al ponerse en manos de YEHOVAH DIOS. Él no podía confiar en que el hombre se arrepintiera de la destrucción.

Versos del 16 al 19

A este punto YEHOVAH DIOS se había arrepentido de la severidad de su juicio, sin embargo, la amenaza seguía siendo inminente.

Así que David y los ancianos se humillaron delante de YEHOVAH Único DIOS y David se arrepintió.

Como un verdadero pastor, David pidió que el castigo cayera sobre él y su familia. Teniendo otro propósito que cumplir, YEHOVAH DIOS no aceptó la oferta de David.

Aquí es donde David se encontró con el ángel del Señor y donde YEHOVAH DIOS se arrepintió de la plaga antes de que llegara a Jerusalén.

Ahora el Altísimo quería que David se encontrara con ÉL en adoración. La era de Ornán tenía tanto una historia como un futuro rico.

2 de Crónicas 3, 1 nos dice que la era de Ornan estaba en el Monte Moriah, la misma colina donde Abraham ofreció a Isaac (Génesis 22, 2) y el mismo lugar donde Yeshúa Ha Mashiaj murió en la cruz (Génesis 22, 14).

De hecho, el altar de David fue el único en los tiempos antes del exilio que YEHOVAH DIOS explícitamente ordenó que se construyera.

Versos del 20 al 25

En parte por la gloria y majestad con las que el ángel apareció, que la naturaleza y pecaminosa de los hombres no puede soportar y en parte por temor a la venganza de YEHOVAH DIOS, que estaba en ese momento recorriendo su circuito sobre la tierra y ahora parecía estar llegando a su familia.

David quería transformar este lugar donde se separaba la paja del trigo en un lugar de sacrificio y adoración.

Este permanecería como un lugar de sacrificio y adoración, porque esta tierra comprada por David se volvió el sitio del Templo de Salomón (1 de Crónicas 21, 28-22, 5).

Así que David compró “el lugar”, que pudo haber incluido toda el área del Monte Moriah, por 240 onzas de oro. Esto valía alrededor de cien mil dólares.

2 de Samuel 24, 24 menciona una cantidad significativamente menor, 20 onzas de plata, por la propia era.

Ornan tenía un corazón bueno y generoso y quería darle a David lo que él quisiera.

Si la noble oferta de Arauna hubiera sido aceptada, hubiera sido el sacrificio de Arauna, no de David, ni habría servido para el fin de apartar la ira del Altísimo.

David sabía que no sería un regalo ni un sacrificio al Altísimo si no le costaba algo.

Él no buscó la manera más barata posible de agradar a YEHOVAH DIOS.

Versos del 26 al 27

Esto demuestra que David comprendió que la muerte de los 70.000 en Israel por la plaga no expiaron su pecado ni el de Israel.

La expiación solo podía venir a través de la sangre de un sustituto aprobado.

Los holocaustos eran la expiación por el pecado, las ofrendas de paz eran para disfrutar de comunión con YEHOVAH DIOS.

Esto nos muestra que desde el inicio hasta el final, la vida de David estuvo marcada por Comunión con YEHOVAH DIOS.

YEHOVAH DIOS mostró su aceptación del sacrificio de David al consumirlo con fuego desde los cielos.

El Altísimo honró el deseo de David de estar bien y de tener Comunión con Él al responder con una Bendición Divina desde el cielo.

Así es siempre que los hijos de YEHOVAH se acercan al Padre por Purificación y Compañerismo.

Él envío de fuego del cielo respondió una pregunta que había ardido en el corazón de David por un largo tiempo.

Por muchos años, se había preguntado en dónde quería YEHOVAH DIOS que se construyera el Templo y buscaba ese lugar, como se muestra en Salmos 132, 1-5.

“Acuérdate, oh YEHOVAH DIOS, de David, Y de toda su aflicción; De cómo juró a YEHOVAH, Y prometió al Fuerte de Jacob: No entraré en la morada de mi casa, Ni subiré sobre el lecho de mi estrado; No daré sueño a mis ojos, Ni a mis párpados adormecimiento, Hasta que halle lugar para YEHOVAH DIOS, Morada para el Fuerte de Jacob”.

El fuego desde los cielos en el altar confirmó el mensaje anterior del profeta Gad, que este era el lugar para construir el Altar y el Templo.

Vemos que YEHOVAH DIOS simplemente utiliza la provocación de Satanás, al inicio de este capítulo para dirigir la respuesta de esta importante pregunta para David y para la nación de Israel.

Había otros propósitos de YEHOVAH DIOS en acción, pero este era uno de ellos.

El carácter de la era de Ornán nos muestra algo sobre cuándo y dónde YEHOVAH DIOS quiere encontrarse con los hombres, la era de Ornán presentaba estas características:

· Un lugar simple y sin adornos, no era lujosa en absoluto.

· Un lugar ordinario de trabajo.

· Un lugar comprado por dinero.

· Un lugar donde se producía el pan.

· Un lugar donde la justicia de YEHOVAH DIOS era evidente.

· Un lugar donde el pecado era confesado.

· Un lugar donde el sacrificio era ofrecido y aceptado.

Versos del 28 al Capítulo 22, 1

David supo que había algo especial en esa era, él entendió que YEHOVAH DIOS mismo había santificado el lugar con fuego del cielo.

Habiendo visto sus oraciones contestadas y sus sacrificios aceptados, el sitio ya se había convertido en una “Casa de Oración” y en un “Templo para Sacrificios” (2 de Crónicas 7, 12; Isaías 56, 7).

Abraham enseñó el hecho del sacrificio, mientras que para David la razón del sacrificio de Cristo fue explicada. Él fue sacrificado para eliminar la plaga, la plaga del pecado, el castigo por nuestras iniquidades.

David entendió que el futuro templo debía construirse en ese lugar en Jerusalén. YEHOVAH DIOS había santificado esa humilde era para sí mismo.

Aquí estará la casa, este es el mismo lugar predicho por Moisés en Deuteronomio 12, 11.

1 comentario en «1 Crónicas Capítulo 21»

  1. La soberanía de YEHOVAH Dios es inmensa. Sólo él puede mover a satanás para probarnos y producir de ello todo lo que convenga para su propósito en nuestra vida.

    Responder

Deja un comentario