Mosqueteros de Yehovah

1 Crónicas Capítulo 13

Versos del 1 al 4

Notablemente, el texto no dice que David consultó a YEHOVAH DIOS.

Un grupo de hombres piadosos con buenas intenciones pronto cometerían un gran error, porque se aconsejaron unos a otros, pero no buscaron el consejo de YEHOVAH DIOS.

Esta era el Arca del Pacto, la que YEHOVAH DIOS le ordenó a Moisés que hiciera más de 400 años antes del tiempo de David.

Era una caja de madera, la palabra Arca significa “caja” o “cofre”,  completamente cubierta de oro con una tapa de oro adornada, conocida como el propiciatorio.

En ella se encontraban las Tablas de la Ley que Moisés bajó del Monte Sinaí, un frasco de maná y la vara de Aarón que milagrosamente floreció, como confirmación de su liderazgo.

El Arca de nuestro YEHOVAH DIOS había regresado de la tierra de los filisteos alrededor de 70 años antes de esto (1 de Samuel 7, 1).

Durante esos años estuvo en casa de Abinadab, pero ahora David y el pueblo querían traerla de regreso al centro de la conciencia nacional.

La idea de traer de regreso el Arca del Pacto al centro de la conciencia de Israel era buena, su método para traerla pronto sería expuesto como incorrecto.

Versos del 5 al 8

El Arca de YEHOVAH DIOS representaba la presencia inmediata y la Gloria de YEHOVAH DIOS en Israel.

David consideraba de gran prioridad sacar el Arca de la oscuridad y llevarla de vuelta a la prominencia.

Quería que Israel viviera con un sentido de la presencia cercana y la Gloria de YEHOVAH DIOS.

Transportar el Arca en un carro iba contra las órdenes específicas de YEHOVAH DIOS.

El Arca fue diseñada para ser cargada (Éxodo 25, 12-15) y solo debía ser llevada por levitas de la familia de Coat (Números 4, 15).

Fue expresamente ordenado que el Arca debía ser transportada sobre los hombros de los sacerdotes, porque la causa de YEHOVAH DIOS debe proseguir por el mundo a través de hombres consagrados, en vez de instrumentos mecánicos.

Podemos imaginarnos lo que pensaron estos hombres. “Miren, tenemos un carro nuevo para el Arca de YEHOVAH DIOS.

YEHOVAH DIOS se sentirá muy complacido con nuestro elegante carro nuevo”. Ellos pensaron que una nueva tecnología o lujo podría cubrir su ignorante desobediencia.

Uzzá y Ajyó guiaban el carro. El significado de los nombres de estos hijos de Abinadab retrata una imagen significativa. Uzzá significa “fuerza” y Ajyó significa “amigable.”

Gran parte del servicio a YEHOVAH DIOS es así, un carro nuevo, una gran producción, con fuerza dirigiendo y amigable en el frente, sin embargo, todo hecho sin consultar al Altísimo o buscando su voluntad.

Seguramente David oró para pedir la Bendición de YEHOVAH DIOS en esta gran producción, pero no acerca de la producción en sí, era algo bueno, hecho de la manera incorrecta.

A juzgar por la importancia de la ocasión y todos los instrumentos mencionados, era una producción bastante grande.

El ambiente era alegre, emocionante y atractivo, el problema era que nada de esto agradaba a YEHOVAH DIOS, porque todo estaba siendo hecho en “desobediencia a Su Palabra”.

A menudo somos tentados a juzgar la experiencia de la adoración por cómo nos hace sentir.

Pero cuando nos damos cuenta de que la adoración se trata de agradar a YEHOVAH DIOS, somos llevados a Su Palabra para que podamos saber cómo quiere ÉL que le adoremos.

Versos del 9 al 11

En una era se juntaban todos los tallos de trigo y se separaban de la paja. Había demasiada paja en esta producción y YEHOVAH DIOS removería la paja en la era de Quidom.

Uzzá extendió su mano al Arca para sostenerla, esto estaba estrictamente prohibido.

Acerca de la transportación del Arca, Números 4, 15 dice, “no tocarán cosa santa, no sea que mueran”.

Él lo hizo porque los bueyes tropezaban, tal vez al ver el grano en la era y temió que quizás el Arca se caería del carro nuevo y golpearía en el suelo.

Él creyó que su mano en el Arca, sería mejor que el Arca en el suelo.

Uzzá tomó la decisión de desobedecer la orden de YEHOVAH DIOS en un momento y hacer lo que a él le pareció correcto.

Esto nos muestra que incluso las decisiones que hacemos en un momento importan delante de YEHOVAH DIOS.

YEHOVAH DIOS cumplió la siniestra promesa de Números 4, 15 e hirió a Uzzá.

David quería que Israel conociera la presencia de YEHOVAH DIOS y se manifestó en la era de Quidom, pero no de la manera en que todos deseaban.

El pecado de Uzzá fue más que un instinto o un reflejo. YEHOVAH DIOS hirió a Uzzá porque su acción estuvo basada en errores críticos en su pensamiento.

· Uzzá erró al pensar que no importaba quien llevara el Arca.

· Uzzá erró al pensar que no importaba cómo fuera transportada el Arca.

· Uzzá erró al pensar que sabía todo sobre el Arca, solo porque había estado tanto tiempo en la casa de su padre (2 de Samuel 6, 3).

· Uzzá erró al pensar que YEHOVAH DIOS, no podía cuidar del Arca por sí mismo.

· Uzzá erró al pensar que el suelo de la era de Quidom, era menos santo que su mano.

David tuvo pesar, porque YEHOVAH DIOS había quebrantado a Uzzá, su pesar estaba basado en la confusión, no podía entender por qué sus buenas intenciones no eran suficientes.

YEHOVAH DIOS está preocupado tanto por nuestras intenciones, como por nuestras acciones.

Versos del 12 al 14

David no necesitaba temer a YEHOVAH DIOS, sino temer a su propio pecado.

No había problema con YEHOVAH DIOS ni con la misma Arca, como lo demostró la bendición sobre la casa de Obededom.

El problema estuvo con la falta de conocimiento y de obediencia por parte de David y los que lo ayudaron a planear la entrada del Arca a Jerusalén.

Si los lectores de Crónicas querían que la antigua gloria de Israel fuera restaurada, también debían tener en cuenta a YEHOVAH DIOS cuya santidad dinámica, no podía ser contenida dentro de limitaciones humanas.

David sabía que era importante traer el Arca de YEHOVAH DIOS al centro de la vida de Israel. Quería que todo Israel se emocionara por la presencia y la gloria del Altísimo.

Debido a lo que pasó con Uzzá, David sintió que no podía hacer lo que YEHOVAH DIOS quería que hiciera.

La respuesta de David en el siguiente capítulo, muestra que encontró la respuesta a su pregunta expresada más adelante en Isaías 8, 20.

“Para recibir instrucción y testimonio”, David encontró la respuesta en la Palabra de YEHOVAH DIOS, haciendo esto en cumplimiento con la Palabra de YEHOVAH DIOS.

Obededom era un levita de la familia de Coat (1 de Crónicas 26, 4).

Esta era la familia de la tribu de Levi, que YEHOVAH DIOS ordenó que transportara y cuidara del Arca (Números 4, 15).

Cuando se obedeció la Palabra de YEHOVAH DIOS y se respetó su santidad, siguió la Bendición.

YEHOVAH DIOS quería que el Arca fuera una Bendición para Israel, no una maldición.

Podríamos decir que la maldición no vino del corazón de YEHOVAH DIOS, sino de la desobediencia del hombre.

1 comentario en «1 Crónicas Capítulo 13»

  1. Este capítulo nos reafirma lo importante que es el consultar a YEHOVAH Dios tanto en las más pequeñas decisiones, como en las mas grandes. Si tenemos Dueño, debemos hacer todo lo que a él le plazca. Y no lo sabremos si no lo consultamos. Esta es la razón por la cual tantas veces fracasamos en planes que son extraordinariamente buenos y bonitos, pero que los hacemos sin saber si el Dueño lo aprueba.

    Responder

Deja un comentario