Mosqueteros de Yehovah

Sirácides Capítulo 18

Versos del 1 al 14

YEHOVAH DIOS comprende y perdona. Esta constatación que hace Ben Sirá aunque aparentemente es tan obvia, no deja de ser importante: el hombre no es como YEHOVAH DIOS.

YEHOVAH DIOS es el único grande y sin tacha, en su poder todo fue creado y todo se mantiene en ÉL.

Por el contrario, el hombre es finito, sus días están contados, en cualquier momento puede caer y perderse completamente, todo esto lo comprende YEHOVAH DIOS y por eso no vacila un instante para acoger y perdonar a todo el que se vuelve a ÉL.

Ahora, ¿se puede decir lo mismo del hombre? ¿Habrá comprendido el hombre que no es Dios? Parece que no siempre.

Tantos períodos azarosos en la historia de la humanidad hasta el presente, marcados por la injusticia, el poder de dominio y la opresión política, económica y religiosa, dejan ver que aún no se asume que el hombre no es Dios.

No hay nada más opresor y alienante que el dominio y la autoridad de quienes se creen dioses, ya sean dirigentes políticos y religiosos.

Pues son personas deshumanizadas que arrastran a multitudes a la deshumanización haciéndoles perder el sentido de la justa dimensión de las cosas.

En pocas palabras, no hay peor autoridad que aquella que algunos pretenden ejercer en Nombre de YEHOVAH DIOS.

Versos del 15 al 18

Dar con amor. Cuando las obras de caridad, llamadas en la teología tradicional, obras de misericordia, se cumplen por cumplir o por obligación o por aparentar, resultan deshonrosas y humillantes.

Ante todo debe primar el recto sentido de la misericordia y el criterio de la justicia de acuerdo a la Palabra de YEHOVAH DIOS.

Versos del 19 al 33

Prevenir. Una instrucción muy práctica para la vida, para que ésta sea menos complicada y para que nada nos tome por sorpresa:

Saber prever las cosas, y esto se logra mediante la reflexión y la observación constante de la realidad que nos rodea; esto también es signo de sabiduría.

1 comentario en «Sirácides Capítulo 18»

Deja un comentario