Mosqueteros de Yehovah

Salmos Capítulo 59

El título de este Salmo es, “Al músico principal, sobre No destruyas”.

Mictam de David, cuando envió Saúl y vigilaron la casa para matarlo, se refiere al incidente de 1 Samuel 19, 11-12.

El cual fue el intento de asesinato de parte del Rey Saúl en contra de David, fue revelado abiertamente y comenzó su larga temporada de vivir como fugitivo.

Versos del 2 al 3

Una oración por liberación y defensa, muchos fueron los peligros de David, muchos fueron sus enemigos y muchos fueron los Salmos que comenzaron con esta línea de pensamiento.

Pensamos que era raro que el hombre conforme al corazón de YEHOVAH DIOS, el rey terrenal más grande de Israel, tuviera tantos enemigos.

La idea es menos extraña cuando pensamos cuantos enemigos tuvo el Hijo de David.

David clamó, “DIOS mío”, dándolo a conocer de la manera más reverente, por medio de este Salmo, David declaró su íntima y personal conexión con DIOS.

“Mi Fuerza” (Vs 10. 18), el sentido de esta antigua palabra Hebrea es el “levantar”, como en un “lugar seguro y defendido”.

La palabra proteger “protégeme de mis agresores” Verso 2, como la palabra similar de “fortaleza”, “defensa” (vs 10. 17.18), significa “puesto en lo alto, fuera del alcance”.

Está en una torre fuerte, un lugar de refugio y de retiro para el alma en peligro y en angustia.

David era el blanco de un plan enfocado en asesinarle, gestado en los niveles más altos del gobierno de Israel.

Muchos sintieron que podían avanzar su favor delante del rey Saúl al derramar la sangre de David, al conocer el peligro, David buscó a DIOS por rescate y defensa.

Versos del 4 al 6

Describiendo la necesidad, las circunstancias de 1 Samuel 19, 11-12 debieron de sorprender a David, los asesinos llegaron en contra de su propio hogar, esperando sorprenderle en la rutina de la vida diaria.

David vio que los poderosos se habían juntado en contra de él y buscó la ayuda de YEHOVAH DIOS.

No hizo una declaración de una perfección sin pecado, simplemente entendió y le dijo al Altísimo que no había razón justificada, para que Saúl enviara a los asesinos sedientos de sangre en contra de él.

David temió que moriría si YEHOVAH DIOS estuviera indiferente a su necesidad, pidió al Justo Juez que estuviera activo para con él y que mirara sobre su crisis.

David apeló a YEHOVAH DIOS con una variedad de Sus Nombres y títulos.

· ÉL era YEHOVAH, el DIOS de Pacto de Israel (Yahweh).

· ÉL era Elohim Sabaoth, el comandante de los ejércitos celestiales (DIOS de los ejércitos).

· ÉL era Elohim Israel, el DIOS de Su pueblo escogido (DIOS de Israel).

La esperanza en que YEHOVAH DIOS colocara las cosas en su lugar en la causa de David, hizo al salmista pensar en el Todopoderoso arreglando las cosas a una escala mundial.

David miró hacia el DIOS de los ejércitos angelicales, YEHOVAH DIOS de los ejércitos, para juzgar a las naciones y a los que se rebelan con iniquidad.

Versos del 7 al 8

La orgullosa arrogancia de los enemigos de David, los hombres enviados para vigilar la casa de David y para matarle estaban determinados.

Ellos no se rendirían con facilidad y ladraban como perros peligrosos, yendo por toda la ciudad para encontrar y asesinar a David.

David en realidad vio y escuchó tales dichos mientras observaba a aquellos que le estaban vigilando.

ÉL escuchaba sus palabras filosas en contra de él y su poco cuidado por YEHOVAH DIOS, su irrespeto a cualquier autoridad “!Escuche DIOS si puede!”.

Versos del 9 al 11

La fuerte confianza de David sobre DIOS, a pesar de que el peligro por parte de los asesinos era real y temible, él entendió que ellos no eran nada en contra de YEHOVAH DIOS.

El Señor podía simplemente reírse de ellos y de su arrogante clamor seguros que el Justo Juez no les escucharía o tomaría en cuenta su maldad.

David vio la risa de YEHOVAH DIOS, en contra del hombre que esperaba fuera de su casa para matarle en conexión con el triunfo del Todopoderoso, sobre todas las naciones, todos los que se oponían a DIOS serían tenidos en escarnio.

La palabra “defensa” refiere a una “torre fuerte o fortaleza”, David creía que YEHOVAH DIOS era como una torre alta y fuerte para él.

Le parecía imposible a David sobrevivir en contra de una conspiración tan poderosa en su contra, pero el Altísimo sería su defensa, su torre fuerte.

David no solamente creía que el Señor era el DIOS de misericordia en un sentido distante o teórico.

Pudo decir confiadamente, “el DIOS de mi misericordia”, sabía que YEHOVAH DIOS sería misericordioso para con él y que iría delante de él, aun dirigirle, en su necesidad.

Versos del 12 al 14

David pide que sus enemigos sean derrotados para llevar gloria a DIOS.

No solamente quería la derrota de sus enemigos, quería que fueran derrotados en una manera que hiciera lo mejor para el pueblo del Altísimo. Si esos enemigos debían de permanecer con vida, pero dispersos, la lección permanecería por más tiempo.

David parecía especialmente ofendido por las orgullosas palabras que alcanzó a escuchar de parte de los hombres que esperaban emboscarle.

Con maldición y mentiras se jactaban de la muerte de David y de su propia promoción a causa de ello.

Justo algunas líneas antes, David oró a DIOS para que no los matara, ahora repitió la oración de “acábalos” dos veces para enfatizar.

No hay contradicción, vemos que tal oración simplemente expresaba el deseo de David para que DIOS “los tomara” y no le interesaba en la cuestión de cómo DIOS lidiaría con ellos.

Lo que le importaba a David era el honor y la gloria de YEHOVAH DIOS.

David oró para que la manera en que el Justo Juez lidiara con estos asesinos sedientos de sangre fuera contada hasta los fines de la tierra, algo sobre sobre el gobierno justo de DIOS en el mundo.

Versos del 15 al 16

El peligro que permanece, la línea del Verso 7 es repetido para énfasis, David estaba espiando a través de la ventana mientras los asesinos rodeaban su casa y vio como si fueran una manada de perros peligrosos.

Mientras David les observaba se dio cuenta de que andaban errantes en las calles alrededor de su casa, a la manera en que los perros cazan comida.

Versos del 17 al 18

Cantando alabanza a pesar del peligro, los perros asesinos aúllan en la calle, pero David cantará del poder y misericordia de YEHOVAH DIOS.

Ellos esperan por él por las tardes, pero David estaba confiado que DIOS, al ser su amparo y refugio, sobreviviría hasta la mañana y sobreviviría cantando.

Aunque una conspiración para matarle aún estaba vigente en las altas esferas del reino, el corazón de David estaba lleno con cánticos de alabanza en lugar de tenebrosos temores.

Él comenzó el Salmo pidiéndole a YEHOVAH DIOS Su defensa (verso 2), al final del Salmo estaba confiado en que el Altísimo era su refugio y en que podía cantar acerca de ello.

Cuando el Rey Saúl envió asesinos a la casa de David, abiertamente reveló su deseo de matarlo.

De allí en adelante, por muchos años, de 10 a 15, David tuvo que vivir como un fugitivo, constantemente en el peligro en su vida.

Es interesante el notar que David entró en un periodo de cantar alabanzas y que aún era capaz de cantar alabanzas a YEHOVAH DIOS al final de todo ello (2 Samuel 1, 17-27).

Deja un comentario