Mosqueteros de Yehovah

Salmos Capítulo 50

El título de este Salmo, “Salmo de Asaf”, nos dice que es el primero de sus Salmos en el orden del Salterio.

Asaf fue un gran cantor y músico de la era de David y Salomón (1 Crónicas 15, 17-19; 16, 5-7; 25, 6; 2 Crónicas 29, 13). En 1 Crónicas 25, 1 y 2 Crónicas 29, 30 añaden que Asaf fue un profeta en sus composiciones musicales.

Versos del 1 al 3

El DIOS de dioses viene a juzgar a la tierra.

Asaf, el salmista, comenzó al referirse a DIOS en términos de una máxima majestad, utilizando varias palabras o nombres en las Escrituras para referirse al DIOS que en verdad está allí.

· El DIOS de dioses destaca el poder de YEHOVAH de una manera sencilla y absoluta.

· DIOS es “Elohim”, la forma en plural y al utilizarse siempre connota la sabiduría de YEHOVAH, así como Su Poder.

· YEHOVAH es “Yahvéh” título por el cual ÉL siempre es revelado en Su Gracia.

Las tres primeras palabras del texto Hebreo enfatizan que es YEHOVAH DIOS quien ha hablado: EL (DIOS), Elohim (DIOS), Yahvéh (YEHOVAH).

DIOS ha llegado a Jerusalén para juzgar al mundo y a toda la tierra, desde el nacimiento del sol hasta donde se pone es reunido para ese propósito.

Utilizando recordatorios de la venida de YEHOVAH DIOS al Monte Sinaí (Éxodo 19, 16-19), Asaf edificó una anticipación para el justo juicio de DIOS que está a punto de realizarse, este tiempo DIOS viene a Sión, no al Sinaí.

Versos del 4 al 6

El alcance del juicio se estrecha al pueblo de DIOS.

Mientras YEHOVAH DIOS reunía a los cielos y la tierra para Su juicio, ÉL no comenzó entre las naciones.

Comenzó Su juicio entre Su pueblo, Sus santos, aquellos que con ÉL hicieron Pacto con sacrificio, en el Salmo esto se siente como una sorpresa, pero no debiera de ser.

Muchos siglos después, el Apóstol Pedro describió el principio: “Porque es tiempo de que el juicio comience por la casa de YEHOVAH DIOS y si primero comienza por nosotros, ¿Cuál será el fin de aquellos que no obedecen al evangelio de DIOS?” (1 Pedro 4, 17).

YEHOVAH DIOS reúne a Sus santos para juicio ante el mundo que está de testigo.

Cuando el Altísimo trata así a Sus santos, ÉL a menudo lo hace delante de un mundo que observa.

Preferiríamos que ÉL tratara con los pecados de Su pueblo de una manera privada, pero si ellos no escuchan Su corrección, llegará el día cuando ÉL trate sus pecados con la tierra siendo la audiencia.

Este salmo tiene en vista directa el juicio de YEHOVAH DIOS sobre Israel porque ellos son la nación reunida con ÉL en el Pacto descrito aquí (Éxodo 19, 5-6; 24, 5-8).

Además, por extensión y basados en el principio de 1 Pedro 4, 17, tiene que ver con todo el pueblo de DIOS, ambos aspectos son verdad.

Los creyentes no enfrentarán un juicio para su destino eterno, ellos han confiado en Yeshúa Ha Mashiaj y Su obra para con ellos y son salvos.

Sin embargo, enfrentarán lo que Pablo llamó el tribunal de Cristo en Romanos 14, 10 y 2 Corintios 5, 10, donde sus obras y motivos como creyentes serán juzgados, así se cree, por el bien de la recompensa y medida de autoridad en la era venidera.

YEHOVAH DIOS juzgará la tierra y a todos lo impíos, lo hará en su justicia, aun ÉL de manera absoluta tiene el derecho de comenzar Su juicio entre los Suyos.

Versos del 7 al 15

Reprendiendo sus actos religiosos o rituales, el punto de las líneas anteriores es repetido y enfatizado aquí, YEHOVAH DIOS le habla a Su pueblo, comenzando con Su juicio entre ellos.

YEHOVAH DIOS no reprendió a Su pueblo por ofrecer sacrificio, les ordenó que hicieran eso, no estaba interesado en recibir más ofrendas de animales “No tomaré de tu casa becerros, ni machos cabríos de tus apriscos” aparte de su confianza en obediencia.

Este era una reprensión por el ritualismo, de repeticiones vacías de ceremonias religiosas.

Los creyentes bajo el Nuevo Pacto ya no ofrecen más sacrificios de animales, pero aún son tentados a practicar sus deberes cristianos en un espíritu de ritualismo.

Esto se debe de evitar activamente, a YEHOVAH DIOS no le agrada nuestro ritualismo, con un poco de reflexión, es fácil ver cómo el ritualismo no le agrada a YEHOVAH DIOS.

ÉL no tiene necesidad por la carne de animales sacrificados “Si yo tuviese hambre, no te lo diría a ti; porque mío es el mundo y su plenitud” (Verso 12).

Cuando sacrificamos a YEHOVAH DIOS no le estamos dando algo que ÉL no tiene, en este sentido, nuestros sacrificios son para nuestro bien y no el Suyo, el ritualismo derrota su obra para nuestro bien.

YEHOVAH DIOS describió aquello que más que rituales de sacrificio, quería un corazón agradecido, una vida de obediencia y una vida confiando en ÉL.

Este DIOS recompensa, ÉL dice, “Te libraré y tú me honrarás”.

Versos del 16 al 21

Reprendiendo su desobediencia hacia Sus mandamientos, podríamos ahora pensar que YEHOVAH DIOS se vuelve de juzgar a Su pueblo por su ritualismo y se ha vuelto hacia las naciones, para juzgarles por su iniquidad.

Este no es el caso, ya que la futura referencia de declarar las leyes de DIOS y de tomar Su Pacto lo muestra, habla al malo de entre el pueblo de DIOS.

YEHOVAH DIOS cuestionó su derecho de hablar de Su Palabra cuando sus vidas estaban atoradas en una desobediencia fundamental.

En el verso 16 le dice que Sus Palabras, sus leyes, su Pacto hablaban de DIOS, pero sus vidas le deshonraban.

Verso 17 “…tú que odias mis reprensiones y te echas mis palabras a la espalda?”, sus vidas mostraban odio y desagrado por la Palabra de YEHOVAH DIOS, sin importar lo que dijeran Sus Palabras, sus vidas hablaban más fuerte hacia DIOS que lo que ellos decían.

Ellos específicamente habían quebrantado muchos de los mandamientos de DIOS, incluyendo el octavo, el séptimo y noveno mandamiento.

Esta era otra manera en que desagradaban a DIOS, además del ritualismo mencionado en las líneas anteriores.

Este era el mayor pecado, el perder de vista la Santidad de YEHOVAH DIOS, santo es “separación”.

Al pensar que YEHOVAH DIOS era como ellos, lo consideraban más como un súper hombre, en lugar de lo que en realidad es, un DIOS Santo, con su trono en los cielos.

Ellos se habían hecho casuales y simples en su relación con el Todopoderoso.

Una manera en la que se olvidaban de la Santidad de YEHOVAH DIOS era en confundir Su Paciencia y Misericordia, por no aborrecer el pecado, “Si tú lo haces, ¿Tendré yo que callarme? ¿O piensas que soy como tú?” (Verso 21).

A menudo caemos en el mismo error y confundimos el espacio generoso que YEHOVAH DIOS nos da para confesión y arrepentimiento, por lo que damos a entender que ÉL no se preocupa sobre nuestro pecado.

Han malinterpretado la gracia de YEHOVAH DIOS y han olvidado Su Santidad, en Su Amor YEHOVAH DIOS no permitiría que eso continuara entre Su Pueblo, “Te acusaré y te lo echaré en cara” (Verso 21).

Versos del 22 al 23

Conclusión: La urgencia en ponerse bien con DIOS.

Con gracia, YEHOVAH DIOS ofrece a aquellos que se olvidan de ÉL una oportunidad para considerar y para cambiar su manera de pensar y sus caminos antes de que ÉL llegue a ellos con el juicio descrito en los primeros pocos versos de este Salmo.

Esto habla al aspecto de olvidar el ritualismo y acercarse a YEHOVAH DIOS, no con ceremonias vacías, sino con un corazón rendido.

Es dejar la hipocresía y maldad, en venir a YEHOVAH DIOS en confesión y arrepentimiento.

Realizar estas dos cosas, dejar el ritualismo y la hipocresía inicua, aun no obtiene la Salvación del Santo.

Simplemente les pone en un lugar para recibir lo que YEHOVAH DIOS revela y da, la Salvación del Justo Juez.

Deja un comentario