Mosqueteros de Yehovah

Salmos Capítulo 25

Como muchos otros Salmos, el Salmo 25 es acróstico. Existen nueve Salmos acrósticos (9, 10, 11, 25, 34, 37, 112, 119 y 145), empleados como un recurso literario utilizado para añadir belleza y forma al Salmo.

Igualmente, da la sensación de que el sujeto está siendo cubierto completamente, como de la A a la Z, además anima facilitando el aprendizaje y memorización.

El Salmo apenas se titula, “Salmo de David”. No conocemos el periodo de tiempo preciso de donde salió, David a menudo estaba en aprietos, que pudo haber salido de diferentes puntos.

Es una maravillosa demostración del corazón de un creyente bien instruido, en tiempos de crisis.

David es ilustrado en este Salmo como una miniatura fiel, su confianza santa, son muchos conflictos, su gran transgresión, su amargo arrepentimiento y su profunda angustia, todos están aquí, así que vemos el mismo corazón del “hombre tras el corazón propio de DIOS”.

Versos del 1 al 2

David echa su confianza sobre DIOS.

Esta es una manera figurada de hablar de rendir, someter y de espera por parte de David, dirigida hacia a YEHOVAH DIOS, el Dios de pacto de Israel.

Es como si David sostuviera su alma con sus manos extendidas hacia el cielo, diciendo, “Aquí estoy Señor, me rindo completamente hacia ti”.

Así como David declara su confianza en DIOS, parece que él hablara más hacia sí mismo que hacia DIOS, aseguró a sí mismo que no sólo confiaba en el Señor, sino que también esperaba una recompensa de dicha confianza, el no ser avergonzado, ya sea delante del Señor o los enemigos de David.

Esto da algo de contexto de este Salmo, como muchos otros fue escrito de un tiempo de dificultad, enfrentó enemigos que querían lo peor para él.

Versos del 3 al 5

Un ruego hacia el DIOS que ayuda, la idea de “esperar en ti” no es el de estar pasivamente, sin hacer nada, en lugar de eso, es un servicio activo.

La idea no es la de una sala de espera, sino la de un mesero atendiendo cada deseo y necesidad de aquel a quien sirve.

David se incluyó a sí mismo entre aquellos que esperan en el Señor, sabía que otros también lo hacían y quería que todos ellos fueran vindicados públicamente, sin ser avergonzados.

En lugar de que los siervos del Señor sean públicamente confundidos, David oró que sus enemigos sufrieran esta confusión.

Muestra que, aunque deseaba una vindicación pública, él no era altanero ni soberbio.

Si necesitaba de la dirección o de corrección, él quería que DIOS lo hiciera y que lo hiciera antes de cualquier humillación pública, para prevenir la humillación pública.

Ya que David había recibido salvación de parte de YEHOVAH DIOS, esto hacía que quisiera esperar en el Señor aún más.

Era una demostración apropiada de compromiso y gratitud hacia el DIOS que había hecho tanto por él.

Versos del 6 al 7

Un ruego a DIOS para recordar y para no recordar, David le pidió que se acordara de Su gracia y bondad, utilizando el plural de la maravillosa palabra de misericordias, la cual habla del profundo amor de pacto de YEHOVAH DIOS.

David presionó su petición hacia YEHOVAH DIOS en base de Su obra previa. “Señor, me has mostrado gran misericordia y un amor de pacto en el pasado, acuérdate de ello ahora y hazlo de nuevo en este punto de presente necesidad”.

Inmediatamente después de pedir a DIOS que se acordara (Salmo 25, 6), David luego pidió que Dios se olvidara.

Él quería que DIOS olvidara los pecados de su juventud, en el sentido de que le perdonara y quería que DIOS se acordara de la fidelidad de Dios en tiempos pasados.

Pidió ser recordado, no solamente en base de los méritos, sino en base a la misericordia, quería que YEHOVAH DIOS hiciera todo recordando y olvidando, por el bien de la bondad de DIOS, no por la supuesta bondad de David.

Versos del 8 al 11

La bondad de DIOS para los humildes, fue una observación que David hizo y no fue aprendida de una simple lógica, es justamente tan lógico para DIOS el juzgar o destruir a los pecadores que lo es para enseñarles.

Pero David había aprendido esto a través del amor, en lugar de la lógica, que DIOS es bueno y recto y esta bondad puede ser para el beneficio del pecador, en lugar de su destrucción.

David sabía que había un tipo de pecador en particular que recibía esta instrucción y dirección del DIOS bondadoso, los humildes, hombres o mujeres.

No todos los pecadores reciben estas buenas cosas de parte de DIOS, sino aquellos que se humillan a sí mismo delante de ÉL lo reciben.

Esta es una promesa sorprendente, las condiciones son que alguien debe permanecer en el Pacto de DIOS y Su Palabra, sus testimonios.

Tanto en el sentido de conocerlas y obedecerlas, la promesa es que DIOS de manera continua revelaría Su misericordia y verdad en todos los que la viven y la experimentan.

Una vez más vemos una fuerte expresión de la humildad de David, esperaba el perdón por el bien de DIOS, no su propio bien, humildemente reconoce la grandeza de su propio pecado.

Nuestro pecado es grande:

· Cuando consideramos en contra de quien lo cometemos.

· Cuando consideramos que es en contra de una Ley justa y equitativa.

· Cuando consideramos que es cometido por aquellos hechos a la imagen de DIOS.

· Cuando consideramos la cantidad de nuestro pecado.

Pensando en ello, es una extraña pero cierta lógica espiritual, perdonarás también mi pecado, que es grande.

Podemos sólo imaginarnos a un criminal en una corte apelando hacia el juez en la siguiente base. “Su señoría, no halles en mi culpa, ya que mis crímenes han sido muchos y grades”.

Versos del 12 al 14

La bondad de DIOS hacia el hombre reverente.

Utilizando la herramienta poética Hebrea de la repetición, David colocó la idea de humildad (Verso 9) al lado de la idea de un temor reverente hacia YEHOVAH DIOS.

Los dos conceptos estás cercanamente conectados, esta persona humilde y reverente, puede esperar el don de la dirección e instrucción de DIOS.

David describió las bendiciones terrenales, materiales, que a menudo llegan al humilde y reverente.

David dijo esto en Fe, que a pesar de que su situación presente era mala, confiaba en que el bienestar y bendición para sus descendientes llegarían a su tiempo.

Después de haber tocado las bendiciones materiales que pudieran llegar al hombre humilde y reverente.

David luego habló de la más grande bendición que alguien pudiera recibir, la comunión íntima de YEHOVAH DIOS y un mayor entendimiento de Su Pacto.

Verso 15

Los ojos hacia DIOS, aun en los problemas.

David dijo esto tanto como una declaración como un hecho, pero también como una oración para el futuro, conocía la importancia de tener la atención de su mente y alma hacia YEHOVAH DIOS.

Esto nos recuerda que este Salmo fue escrito en una temporada de problemas, en las cuales David aún se sentía atrapado.

Sus pies aún estaban en la red que sus enemigos habían preparado para él.

Versos del 16 al 21

El ruego por ayuda es presentado otra vez, cuando David no vaciló en repetir su petición a YEHOVAH DIOS y lo hizo con un cambio astuto de pensamiento.

En Salmo 25, 15, habló de cómo había puesto su atención hacia el Señor, aquí pide que DIOS dirigiera Su atención hacia Su siervo necesitado.

Este Salmo dulce y consolador llegó de una temporada de agonía de David. Mucha de la agonía venía de sus enemigos, pues se habían multiplicado en contra de él.

La dificultad presente que David soportó no evitaría de confiar y servir a DIOS, esta era un profundo compañerismo con DIOS, uno que no era fácilmente dañado o separado por la decepción.

Verso 22

Una petición para cerrar, no sabemos si este Salmo llegó de un tiempo antes de que David fuera rey o después.

Sin importar que fuera antes o después, David tenía una profunda preocupación por la bendición y bienestar de toda la nación del pueblo de DIOS, no solamente de él mismo.

Es notable que David pudiera mostrar cuidado y orara por las angustias de otros, cuando él estaba en la temporada de tal dificultad.

Esto muestra una vida que en verdad estaba instruida en las sendas de DIOS, aun mientras David oraba (Versos 8-14).

Uno de los peores aspectos de la dificultad, la prueba en la vida del creyente es que puede llevar a alguien a estar terriblemente enfocado y preocupado con sus propios problemas.

David, en su humildad y reverencia hacia DIOS, fue guiado en una mejor manera.

Deja un comentario