Mosqueteros de Yehovah

Salmos Capítulo 11

El título nos dice tanto del autor y la audiencia del salmo: “Al Músico Principal. Salmo de David”.

Algunos creen que el Músico Principal es YEHOVAH DIOS mismo y otros suponen que es el líder de los coros o músicos en los tiempos de David, tales como Hemán, el cantor o Asaf (1 Crónicas 6, 16; 16, 7; 25, 6).

Este Salmo registra un consejo bien intencionado, pero con falta de Fe, de los amigos de David cuando era fugitivo del Rey Saúl.

David alzó sus ojos hacia el Señor para hallar auxilio en un tiempo de prueba, sabía que el lugar más seguro para estar de pie era una confianza radical en YEHOVAH DIOS.

Verso 1

David reacciona al consejo de huir, años atrás, antes que tomara el trono de Israel, David vivió como fugitivo, fue constantemente perseguido por el Rey Saúl y vivió en peligro.

En tales momentos, sus amigos le aconsejaron, “Huye, cual un pájaro, hacia el monte”. Sus amigos tenían una buena intención, pero David sabía que era erróneo.

Así que reacciona casi como ultrajado, porque no importa que tan buenas intenciones tengan sus amigos, le estaban ofreciendo el consejo del “miedo”.

Ese consejo no podía hacer frente a la posición de confianza que David tenía en YEHOVAH DIOS.

Versos del 2 al 3

David recuerda las palabras de temor de la boca de sus amigos, en el lenguaje de hoy, los amigos de David hubieran dicho: “Mira, ¡hay un arma apuntándote a la cabeza y debes huir!”.

El consejo que se le da a David es bien intencionado, pero impío, así como cuando Pedro aconsejó a Yeshúa Ha Mashiaj que no fuera al camino de la cruz (Mateo 16, 22-23).

Pedro tenía una Buena intención, ¡pero estaba siendo utilizado por el diablo!.

Siempre debemos de tener cuidado con el consejo que recibimos y damos a otros. Primero revisemos nuestros asuntos y no estar entrometiéndonos con los demás (1 Tesalonicenses 4, 11; 1 Timoteo 5, 13).

Segundo, podemos tener una sobre confianza de nuestra percepción de la situación.

El amigo de Job dijo confiadamente “Escúchame; yo te mostraré, Y te contaré lo que he visto” (Job 15, 17), pero estaba equivocado.

Nuestro motivo está bien y correcto, pero nuestro consejo está mal.

Aquí los amigos de David tratan que tenga temor de un ataque secreto, cuando tememos las cosas que no podemos ver, caminamos en miedo.

Los amigos de David estaban utilizando la manipulación, razonaron “Mira, por su propio bien, debemos hacer que David salga de aquí”.

Es justificable que exageremos las cosas un poco, para hacerle que haga lo que es correcto, pero no estaba justificado, la manipulación jamás está bien, aun cuando sea por una buena causa.

Estas palabras en las bocas de los amigos de David tienen la connotación de advertencia. “El mismo fundamento del gobierno de Saúl está destruido ¿Qué puede hacer un justo como tú, excepto el huir?”.

Cuando David escucha estas palabras de parte de sus amigos, su cabeza sabía que había algo que considerar, pero su corazón le dijo que el escuchar este consejo y huir, le estaría comprometiendo.

Verso 4a

David responde al recordar donde se encuentra YEHOVAH DIOS, tiene en mente el Templo del Señor en la tierra “el tabernáculo” y el  Templo del Señor en el cielo.

David se recuerda a sí mismo y a sus amigos, “YEHOVAH DIOS no se ha marchado a ningún lado. Pueden ir a Su Templo y encontrarse con ÉL”, también pudo pensar, “YEHOVAH DIOS no va a ninguna parte, así que yo tampoco”.

Cuando el consejo del temor viene sobre nosotros, solamente podremos llegar a la respuesta real, al pasar tiempo con el Señor.

Cuando pensamos en nuestros problemas, el consejo de temer por lo general nos abruma.

Cuando oramos sobre nuestros problemas, la respuesta de Fe asegura nuestro corazón.

Esta es la fuente de confianza de David, no es por dureza o confianza propia. En lugar de eso, David confía en un Justo Juez Santo, Todopoderoso y Omnisciente.

Se le preguntó a David, “¿Qué puede hacer el justo?” David responde con otra pregunta: “¿Qué no puede hacer el justo cuando YEHOVAH DIOS aún está en Su trono?”.

Los problemas en sí eran malos. Pero, ¿Qué eran todas estas cosas para un hombre cuya confianza estaba solamente en YEHOVAH DIOS?.

Versos del 4b al 5

David responde al recordar lo que YEHOVAH DIOS ve, no necesita tomar el consejo del temor, ya que YEHOVAH DIOS ve su situación.

Puede tomar una mayor causa que la auto preservación, sabe que el Altísimo le está viendo y cuidando de él.

De nuevo David contesta la pregunta, “Si fueren destruidos los fundamentos, ¿Qué ha de hacer el justo?”.

David responde, el justo puede saber que el Señor le está probando y está en control.

ÉL tiene cuidado, ve a los malos y los aborrece. “No necesito huir para protegerme, ya que el Todopoderoso en los cielos está mirándome y ve que tan pecaminoso es la conducta de mis enemigos”.

Verso 6

David contesta al recordar el destino de los inicuos, “cuando YEHOVAH DIOS castigue a los malos”. Esto le da seguridad a David en medio del consejo de temer.

Después de todo, si los impíos persiguen al justo, ¿Cuánto más el Dios justo perseguirá a los impíos?.

Carbones encendidos, azufre y un viento abrazador, da la imagen del juicio final y eterno. ¿Qué debe temer David de los hombres destinados al infierno?.

La imagen de un cáliz como un contenedor del juicio nos recuerda la oración de Yeshúa en el jardín, “Padre mío, si es posible, aleja de mi esta copa; pero no sea como yo quiero, sino como tú” (Mateo 26, 39).

La copa que Yeshúa Ha Mashiaj temía era la copa que contenía la ira de YEHOVAH DIOS en contra del pecado, una ira que merecemos, pero que Yeshúa Ha Mashiaj bebió en nuestro lugar.

Verso 7

David responde al recordar el amor y favor de YEHOVAH DIOS, cuando nos rebelamos en contra del Señor, Su justicia no es consuelo para nosotros, pero David sabía que era la víctima inocente de la persecución y que el justo Señor tomaría su caso.

Tenía la confianza que mientras anduviera en justicia se mantendría a si mismo, en el amor de YEHOVAH DIOS (Judas 1, 21).

No es que debamos ganarnos el amor de YEHOVAH DIOS por nuestra justicia personal, pero nuestra búsqueda y práctica de justicia nos mantiene fluyendo en los beneficios del amor del Altísimo.

El amor, el regalo sacrificial de YEHOVAH DIOS se extiende en todas partes. Nada nos puede separar de su amor y nos amó mientras éramos aún pecadores (Romanos 5, 8).

Pero no podemos negar los beneficios del infinito sacrificio de Yeshúa Ha Mashiaj en la cruz.

YEHOVAH DIOS hace resplandecer Su rostro sobre Su pueblo, habla de aprobación, de un amor tierno y verdadero, de una providencia de gracia y de cuidado.

El pueblo de YEHOVAH DIOS le verá. “Veré tu rostro en justicia” (Salmos 17, 15).

“Bienaventurados los de limpio corazón, porque ellos verán a DIOS” (Mateo 5, 8).

De hecho, el deseo de mirar al Altísimo es una de las más grandes motivaciones de vida y corazón recto.

Cuando David considera la grandeza de YEHOVAH DIOS, el cuidado del Justo Juez y la visión del Altísimo, esto sobrepasa el peligro.

Para David el confiar en YEHOVAH DIOS era seguridad plena, sus amigos pudieran o no tener buenas intenciones, pero él no recibiría su consejo de temor.

En lugar de eso, respondería con Obediencia teniendo puesta su paciencia en las promesas del Todopoderoso.

1 comentario en «Salmos Capítulo 11»

Deja un comentario