Mosqueteros de Yehovah

Job Capítulo 40

Versos del 1 al 2

YEHOVAH DIOS le pregunta a Job: “¿Me desafiarás ahora?”.

Esto continuaba con el desafío de YEHOVAH DIOS para Job, donde YEHOVAH DIOS respondía al corazón de Job sin responder específicamente a sus preguntas.

Esto vino después del tiempo extendido de compañerismo, asombro y enseñanza descrita en Job 38 y 39.

¿Es sabiduría contender con el Omnipotente? Job, cuando habló de lo que sentía que era su agonía por la ausencia de YEHOVAH DIOS, anhelaba contender con el altísimo.

Sin embargo, después de que el Señor apareció en su amor y su gloria, ahora Job se sentía avergonzado de su demanda anterior.

Él sentía que no tenía lugar para contender con el Omnipotente, mucho menos corregirlo o reprenderlo.

Podríamos decir que Job y YEHOVAH DIOS estaban pasando un tiempo maravilloso juntos en Job capítulos 38 y 39, el Señor le enseñaba a Job todo sobre su grandeza usando a todo el mundo como su salón de clases.

Sin embargo, en todo esto el altísimo seguía siendo YEHOVAH DIOS y Job seguía siendo un hombre.

Versos del 3 al 5

Job se queda sin palabras delante de YEHOVAH DIOS, había orado con frecuencia a lo largo del diálogo con sus amigos, él era el único de los cinco que hablaba con YEHOVAH DIOS.

Pero ahora Job hablaba después de la gran revelación de YEHOVAH DIOS de sí mismo y hablará con un tono bastante diferente del que había tenido antes.

El tono diferente no era porque las circunstancias de Job hubieran cambiado sustancialmente, aún estaba en miseria y prácticamente había perdido todo.

El tono cambió porque mientras que antes había sentido que YEHOVAH DIOS lo había abandonado, ahora sentía que YEHOVAH DIOS estaba con él.

Job también habló con un tono completamente diferente del que había tenido con sus compañeros.

Otra vez era el turno de hablar de Job, pero ya no habrá discursos largos, no más ira, no más desafíos a su Creador.

Job había deseado cuestionar a YEHOVAH DIOS y con gran pasión demandó ser llevado ante la corte del Altísimo (Job 31, 35-37).

Ahora, después de la revelación del Todopoderoso y de la restauración de un sentido de relación con ÉL, Job sentía su propia posición relativa delante de YEHOVAH DIOS y que no podía demandar respuesta de su parte.

Job ahora estaba avergonzado por la manera en que había hablado sobre YEHOVAH DIOS y su situación. Usaría su mano para detener su boca y no volvería a hablar.

De los gestos más respetuosos de todos es el poco común que Job lleva a cabo aquí, cubrirse la boca con la mano.

El acto es una demostración de sumisión total. Uno puede caer de cara y aun así seguir gimoteando y hablando, pero rendir la lengua es rendirlo todo.

Versos del 6 al 7

El desafío de YEHOVAH DIOS para Job. YEHOVAH DIOS aún estaba presente con Job en medio de esta fuerte e indomable tormenta. No se había transformado en una presencia más gentil.

El torbellino fue renovado cuando DIOS renovó su acusación contra Job, a quien tenía la intención de humillar más minuciosamente de lo que lo había hecho hasta ahora.

Al usar la misma expresión con la que inició este encuentro (Job 38, 3), YEHOVAH DIOS le indicó a Job que aún no había terminado. Había más que mostrarle y enseñarle de la creación.

“Toma nuevas fuerzas, prepárate para un segundo encuentro, aún no he terminado contigo”.

Versos del 8 al 14

YEHOVAH DIOS dice “Job, ¿eres tú apto para probar que estoy mal o para salvarte a ti mismo?”.

Durante el tiempo que Job estuvo haciendo preguntas a YEHOVAH DIOS, se puede decir que parecía más preocupado por la defensa de su propia integridad.

Esto era natural, la integridad de Job estuvo bajo un ataque muy severo, pero no bueno.

YEHOVAH DIOS aquí una vez más le recordaba a Job de la distancia entre ellos. Sí, el sentido de comunión había sido restaurado para Job, pero no significaba que Job y YEHOVAH DIOS estuvieran al mismo nivel, aún estaba la distancia que existe entre DIOS y el hombre.

A pesar de su tono agresivo, este discurso no es realmente una contradicción de nada que Job haya dicho.

En muchos aspectos es muy cercano a su propio pensamiento, y endosa su sostenida disputa de que la justicia se debe dejar a YEHOVAH DIOS.

Pero trae a Job al final de su búsqueda convenciéndolo de que puede y debe entregar todo el asunto totalmente a YEHOVAH DIOS con más confianza y menos ansiedad.

Y hacerlo sin insistir en que YEHOVAH DIOS debe contestar primero sus preguntas y darle una absolución formal.

YEHOVAH DIOS desafío a Job a hacer estas cosas que solo ÉL podía hacer.

Cuando Job reconoció su incapacidad, se le recordó cuál era su verdadero lugar delante del Omnipotente creador.

Con esto, YEHOVAH DIOS trajo a Job con fuerza el punto, como él no podía hacer todas estas cosas que solo el Todopoderoso podía hacer, descritas en Job 4, 9-13, tampoco podía salvarse a sí mismo con su propia diestra.

Versos del 15 al 24

YEHOVAH DIOS le dio a Job un increíble sondeo de las maravillas de la creación en Job 38-39, incluyendo un vistazo a muchos animales notables y sus formas.

Ahora finalmente, YEHOVAH DIOS lleva a Job a ver a dos criaturas extraordinarias, Behemot (Job 40, 15-24) y Leviatán (Job 40,15;41).

Se debate la identidad precisa de este animal “behemot”, la mayoría piensa que YEHOVAH DIOS tenía en mente lo que nosotros llamaríamos hipopótamo, el cual es uno de los animales más grandes, fuertes y más peligrosos del mundo.

YEHOVAH DIOS parece regocijarse en su propia creación cuando describe la maravilla de este ser extraordinario, haciendo mención de su fuerza, tamaño, apetito y hábitos.

La imagen es clara. Si Job no puede contender con otra criatura, ¿Cómo podría esperar contender con el YEHOVAH DIOS que creó al behemot?.

Versos del 25 al 32

La humanidad está indefensa contra el Leviatán, después de la discusión sobre Behemot en Job 40, 15-24, ahora YEHOVAH DIOS llamaba a Job a considerar a otro temible monstruo, el leviatán.

Esta criatura fue primero mencionada en Job 3, 8, Job en ese contexto consideró cómo los marineros y pescadores maldecían al amenazador Leviatán y con la misma pasión maldijo el día de su nacimiento.

Usualmente el leviatán se considera que es un monstruo marino o dragón mítico que aterrorizaba a los marinos y a los pescadores.

Sin embargo, en el contexto de Job 40 DIOS no parece considerar al Leviatán como mítico.

Algunos piensan que el Leviatán describe a una especie de dragón o dinosaurio antiguo que sobrevivió hasta el tiempo de Job o sobrevivió en la memoria colectiva de la humanidad, para que YEHOVAH DIOS pudiera referirse a él como un ejemplo.

Otros consideran que, en este contexto, el leviatán no es nada más que un poderoso cocodrilo.

El nombre leviatán significa “el tortuoso” y también es utilizado en otros lugares interesantes en la Escritura.

· Salmos 74, 12-14, se refiere al Leviatán como una serpiente marina, y menciona que YEHOVAH DIOS quebrantó la cabeza del Leviatán hace mucho tiempo, tal vez en la creación.

· Salmos 104, 26, también se refiere al Leviatán como una criatura marina.

· Isaías 27, 1, habla de una futura derrota del Leviatán, también asociándolo con una serpiente tortuosa que vive en el mar.

· Isaías 51, 9 y Salmos 89, 8-10, también hablan de una serpiente asociada con el mar que DIOS derrotó como demostración de su gran fuerza e identifica a esta serpiente con el nombre de Rahab, que significa el orgulloso.

· Job 26, 12-13, también se refiere a la derrota de la serpiente asociada con el mar que DIOS derrotará desgarradoramente.

El punto de YEHOVAH DIOS con esta descripción del Leviatán es mostrarle a Job qué indefenso está contra esta criatura, no hay nada que Job pueda hacer contra este poderoso monstruo.

Esto hace la asociación entre el Leviatán, evidentemente, alguna criatura tipo dragón, incluso si este contexto solo fuera un cocodrilo poderoso y Satanás aún más interesante (Génesis 3; Apocalipsis 12 y 13).

Por lo tanto, el Leviatán podría ser otra manifestación tipo serpiente de Satanás.

Deja un comentario