Mosqueteros de Yehovah

Job Capítulo 14

Versos del 1 al 2

Job lamenta la fragilidad del hombre en este verso, la elocuente meditación de Job sobre la grandeza de YEHOVAH DIOS, especialmente en Job 12, anteriormente en el mismo discurso, elevaba al Todopoderoso. Pero también hacía que el hombre, en comparación se viera como de carcoma.

Job esencialmente está de acuerdo con el entendimiento de Sofar sobre la depravación del hombre (Job 11, 5-6), su desacuerdo fue con la aplicación de Sofar de esa doctrina sobre sus circunstancias.

La declaración de Job era más que una descripción poética de la depravación del hombre en general, era un desanimado suspiro sobre su propia condición. Job era el que se iba gastando como de carcoma.

Job era como un vestido que roe la polilla. Sofar podía hablar sobre ello, Job lo estaba viviendo.

Job reflexiona mencionado la idea de la fragilidad del hombre en general y en particular su propia fragilidad, ahora expande la idea.

Él considera que los días del hombre sobre la tierra son cortos y a menudo hastiados de sinsabores.

Considerando la vida del hombre, breve y frágil, Job también especulaba lo que le sucedía al hombre después de esta vida que se debilita, como una sombra, considerando que tal vez no permanece.

Job no estaba dando una polémica general contra la resurrección. Por el contrario, estaba diciendo que si YEHOVAH quería, podía esconderlo en el Seol hasta que se pasara su enojo y luego levantarlo (Job 14, 13).

Versos del 3 al 6

La oración de Job, “Considera qué tan frágil es el hombre y ten misericordia de él”.

Job aquí aplicaba sus previos pensamientos sobre la breve y frágil naturaleza de la humanidad para orar acerca de su propia situación.

“YEHOVAH, tú ves que yo soy el que se pudre; el vestido carcomido por la polilla, la flor que se desvanece y la sombra fugaz. ¡Mírame con misericordia!”

Job teme que YEHOVAH demande algo de él que es incapaz de ser o de hacer.

Si YEHOVAH demanda limpieza perfecta antes de aliviar la aflicción de Job, entonces él sabía que nunca podría cumplir con ese requisito.

Job continuó pintando la imagen de YEHOVAH encerrando a un hombre, restringiendo sus movimientos.

Bajo tal idea, sería mejor si el Altísimo simplemente lo abandonara para que el afligido pudiera dejar de ser.

Versos del 7 al 12

Job considera la idea de que el hombre no viva después de la tumba.

Aquí Job hacía la observación de que hay un tipo de resurrección en el mundo de los árboles y las plantas, nueva vida puede surgir de un tocón (raíz) viejo.

Hasta donde Job podía ver, la muerte termina con la existencia del hombre y después de la muerte el hombre simplemente desaparece “¿Y dónde estará él?”.

Cuando Job pensaba en eso, todo parecía muy injusto. ¿Por qué debía un árbol tener una mejor esperanza de resurrección que un hombre?.

Llegamos a otra parte del libro de Job que refleja un entendimiento impreciso e incierto de la vida después de la muerte. Podemos decir simplemente que Job estaba equivocado en su entendimiento de la vida después de la muerte.

Podemos explicar la falta de conocimiento de Job sobre la vida después de la muerte, entendiendo el principio de 2 a Timoteo 1, 10, de que Yeshúa Ha Mashiaj quitó la muerte y sacó a luz la vida y la inmortalidad por el evangelio.

El entendimiento sobre la inmortalidad era, en el mejor de los casos, confuso en el Antiguo Testamento.

Por ejemplo, podemos decir que Yeshúa sabía totalmente de lo que estaba hablando cuando describió al infierno y el juicio, como en Mateo 25, 41-46.

Por lo tanto, nosotros confiamos en el Nuevo Testamento para nuestra comprensión de la vida después de la muerte, mucho más que en el Antiguo.

También entendemos que esto de ninguna manera se aleja de la verdad de la Biblia y del Libro de Job.

Lo que es verdad, es que Job ciertamente dijo esto y realmente lo creía, la verdad de la declaración en sí misma debe ser evaluada de acuerdo con el resto de la Biblia.

Más adelante, YEHOVAH desafió y corrigió las presuntuosas afirmaciones de Job sobre la vida después de la muerte, recordándole que él realmente no conocía como era la vida después de la muerte (Job 38, 2 y 38, 17).

Versos del 13 al 17

En los versos siguientes se muestra que Job anhela la tumba y desea que haya algo más allá.

Job no conocía mucho sobre la condición del hombre después de la muerte, pero él suponía que sería mejor que su miseria actual.

Sin embargo la incertidumbre general de Job se refleja en su pregunta, “Si el hombre muriere, ¿volverá a vivir?”

Job anhelaba la liberación que esperaba que la muerte le trajera, que por lo menos lo aliviaría de su presente agonía.

Aquí Job esperaba una restauración de su relación con YEHOVAH después de la muerte, ya que en realidad no esperaba una restauración en esta vida.

Vemos la tensión en Job acerca de la vida después de la muerte. Decir, “Entonces llamarás, y yo te responderé; tendrás afecto a la hechura de tus manos” es mucho más positivo y esperanzador que declaraciones anteriores.

Job oraba estas palabras no solo porque deseaba desesperadamente que YEHOVAH no lo juzgara según la medida completa de sus pecados, sino también porque deseaba que Sofar y los otros escucharan que Job sí sabía que era un pecador y no era perfecto, como Sofar acusó a Job en Job 11, 4.

Versos del 18 al 22

Job considera el infinito poder de DIOS y se desespera. Se imaginaba una gran montaña desmoronándose o una inundación que barría grandes extensiones de la tierra.

Consideraba que esto ilustraba la manera en que YEHOVAH hace perecer la esperanza del hombre.

La idea es que cuando DIOS se pone en contra de un hombre, no hay nada que el hombre pueda hacer, DIOS para siempre será más fuerte que él y el hombre se va.

El hombre que es barrido por YEHOVAH no conoce las cosas buenas o malas que le suceden a su familia después que deja esta vida.

Job considera cuán fundamentalmente injusto parecía todo esto, que de alguna manera, incluso esta barrida de la carne sobre él se dolerá sobre el no saber, tanto como todo lo demás.

Estas palabras convenientemente, concluyen esta sección registrando el discurso de Job a sus amigos y sus oraciones a YEHOVAH.

Su alma está genuinamente en duelo y mucho de lo que leemos es el agonizante flujo de sus emociones.

Deja un comentario