Mosqueteros de Yehovah

Génesis Capítulo 26

Versos 1 al 5

Sencillamente, en tiempos de hambruna, muchos descendían a Egipto debido a que cuentan con la constante fuente de agua del río Nilo, pero eso implicaba, ajustarse a la cultura depravada del mundo.

Recordemos, que los extranjeros requerían permisología de los terratenientes, para trabajar sus tierras, a cambio le exigían impuestos y concesiones, que involucran asumir sus idolatrías, ligaduras matrimoniales, en fin, volverse uno de ellos para no representar una amenaza, en términos del Altísimo sería “fornicar con ídolos”.

YEHOVAH DIOS se le apareció a Isaac y le ordenó que no descendiera a Egipto, cuando la base de la migración es la necesidad, triunfas haciéndote uno de ellos o te vuelves esclavo por causa de retener tu Fe.

Haciendo énfasis, se debe entender que la bendición para Isaac y su descendencia, no estaba en la tierra de Egipto, a pesar de sus aparentes posibilidades de progreso, su herencia es la tierra de Canaán.

La palabra que se traduce como “obedeció” en hebreo es “Shama b’Koli”, que literalmente significa “escuchó mi voz”. El verbo “Shama” implica tanto “oír” como “obedecer”.

Versos 6 al 14

Isaac pasó la primera prueba, pero se cayó en la segunda, noten que los pecados no confesados por los padres van a estar presentes en la vida de los hijos.

Es el mismo pecado que Abraham cometió contra Abimelec quien también se interesó en Sara (Genesis 20, 2).

Isaac, también mintió diciendo que su mujer era su “hermana”. Como refiere en el verso 8 la expresión «acariciar» es צָחַק utilizada en la Torá, tiene varias acepciones “reír, divertirse, jugar y tener relaciones sexuales”.

En este versículo necesariamente se refiere a esto último, pues de no ser así ¿Cómo supo Abimelec que Rebeca era su esposa?.

Isaac fue el primer patriarca que leemos que Sembró y Cosechó en la Tierra Prometida y YEHOVAH DIOS lo prosperó en abundancia.

Versos 15 al 22

La envidia es un sentimiento negativo que lleva a la destrucción. El envidioso, en lugar de imitar al que le va bien, busca destruirlo para que le vaya mal como a los demás.

El primer pozo fue nombrado “contención”, porque hizo que los otros se pusieran celosos.

El siguiente fue llamado “oposición”, por razones similares, pero el tercero fue llamado “espaciosidad”, porque estaba lo suficientemente alejado para no ser un problema.

Los filisteos cerraban los pozos en un intento por hacer que los habitantes olvidaran el nombre de YEHOVAH DIOS, porque de lo contrario, se convertirían anhelando recibir las mismas Bendiciones que eran muy evidentes en Isaac.

Es importante notar, que los tres pozos son comparados proféticamente con los tres templos.

En los dos primeros templos hubo riña y fueron destruidos, pero el tercer templo permanecerá durante el Reinado Eterno de Yeshúa Ha Mashiaj.

También, podemos destacar el hecho que la Biblia dice, que el tercer pozo fue cavado por Isaac, no por sus siervos.

Esto afirma la enseñanza de las profecías, que el tercer templo no será construido por los Doulos de Yeshúa Ha Mashiaj.

Apocalipsis refiere que la Nueva Jerusalén baja del cielo con Él, nosotros que representamos la Novia del Cordero somos Santificados al Obedecer su Palabra.

También está escrito en 1 Crónicas 17,12 «Él me edificará una Casa y yo afirmaré su trono para siempre.»

Versos 23 al 33

Resulta relevante que primero Isaac construyera un Altar para invocar, que es Adorar mediante el ejercicio de las Obras de Piedad, el Nombre del Señor YEHOVAH DIOS, quien lo prosperó hasta causar en Abimelec terror por sus riquezas.

Volvió a Guerar y abrió de nuevo los pozos de su padre, que los filisteos habían cerrado, encontrando un pozo de Aguas Vivas.

Un pozo es una Fuente de Vida y representa la Fuente de la Vida Espiritual, los enemigos razonaban que la fuente natural para la prosperidad de Isaac eran los pozos, el impío es incapaz de reconocer a YEHOVAH DIOS como nuestra Fuente de Agua de Vida.

Para concluir, afirmamos que la prosperidad se basa en Cultivar una vida de Oración, Ayuno, Diezmos y Ofrendas, estudiando la Palabra de Vida para ponerla por Obra.

La Bendición en nuestras vidas, es el resultado de “Guardar y Enseñar la Palabra de YEHOVAH DIOS”.

Deja un comentario