Mosqueteros de Yehovah

Deuteronomio Capítulo 14

Verso 1

Entre las culturas paganas alrededor de Israel, era normal el cortarse o raparse el frente de la cabeza, a causa de muertos, formando parte de los rituales paganos para los entierros.

Constituye parte de los ritos comunes de lutos en el antiguo oriente y hay muchas referencias de eso en el Antiguo Testamento (Isaías 3, 24; 15, 2; 22, 12; Jeremías 16, 6; 41, 5; Ezequiel 7, 18; Amos 8, 10; Miqueas 1, 16).

La mutilación del cuerpo persiste todavía en algunos países, en Nueva Guinea, donde alguien que está de luto, especialmente una mujer, remueve una articulación de su dedo y en casos extremos, remueven más que la articulación.

Entre los cristianos de hoy, si nuestras costumbres de entierro son como las de los impíos, algo anda mal.

Pablo escribió en 1 Tesalonicenses 4, 13 “Hermanos, deseo que estén bien enterados acerca de los que ya descansan. No deben afligirse como hacen los demás que no tienen esperanza”.

Ciertamente podemos estar de luto por la muerte de nuestros seres queridos, pero como aquellos que tienen esperanza eterna en Jesús, deberíamos de ser diferentes en nuestro luto.

Verso 2

La idea detrás de “Santo” es “apartado”. El pueblo de Israel era un pueblo apartado para el Señor YEHOVAH DIOS. En Yeshúa, también somos un pueblo “Santo”.

“Pero ustedes son una raza elegida, un reino de sacerdotes, una nación consagrada, un pueblo que YEHOVAH DIOS hizo suyo para proclamar sus maravillas; pues, Él los ha llamado de las tinieblas a su luz admirable” (1 Pedro 2, 9).

El pueblo de Israel fue elegido por YEHOVAH DIOS, para ser su pueblo especial. En Yeshúa, también somos un pueblo escogido, especiales para YEHOVAH DIOS.

“Pero ustedes son una raza elegida… un pueblo que YEHOVAH DIOS hizo suyo” (1 Pedro 2, 9).

El pueblo de Israel era un tesoro especial para YEHOVAH DIOS. En Yeshúa también somos un tesoro especial para YEHOVAH DIOS: Somos su herencia (Efesios 1, 18).

Cada uno de estos privilegios gloriosos, estaba cargado con una responsabilidad especial.

Si YEHOVAH DIOS se refería a Israel como a alguien especial entre las naciones, ellos tenían que comportarse como alguien especial entre las naciones.

Versos del 3 al 21

Solo ciertos mamíferos podían ser comidos y la regla era simple. Si un animal tenía una pezuña dividida (no completa como un caballo) y rumia, no se podía comer.

Por ejemplo, el camello, liebre, y conejo, rumen, pero no tienen pezuñas divididas, sino que tienen patas, por lo tanto, se consideran no comestibles según la Ley.

Además, el puerco tiene la pezuña dividida, pero no rume, así que es considerado no comestible según la Ley.

Solamente ciertas criaturas marinas podían ser comidas y la regla era simple. Cualquier criatura marina que tuviera aleta y escamas, se podía comer.

Por lo tanto, la mayoría de los peces eran considerados limpios, excepto el pez gato, el cual no tiene escamas. Los mariscos eran inmundos porque las almejas, cangrejos, ostras y langostas, no tienen aletas ni escamas.

Solamente se podían comer ciertas aves, a pesar de que no se dio una regla para establecer cuales aves eran limpias o inmundas, si se mencionaron específicamente a las aves inmundas e insectos, ya sean predadores o carroñeros, estos eran considerados inmundos.

Estos animales, se pueden dividir en tres categorías: predadores (inmundos porque comieron la carne y la sangre de otros animales), carroñeros (inmundos porque portaban enfermedades y tenían contacto regular con cuerpos muertos) o alimentos potencialmente tóxicos o peligrosos como los mariscos.

Eliminar esto de la dieta de los israelitas sin duda alguna era saludable, ¡y una de las razones de guardar las Leyes de salud, es para mantener a Israel saludable!

Un principio es que ninguna cosa mortecina comerán, su sangre no ha sido drenada apropiadamente, por lo tanto, no es comestible según la Ley.

Era importante drenar la sangre de los animales antes de comerlos, porque la sangre representaba el principio de la vida del animal (Levítico 17, 11) y el principio de la vida solamente pertenecía a YEHOVAH DIOS.

Otra razón por la que tenían la Ley alimenticia, era para proyectar un simbolismo importante a Israel con referencia a la sangre y la Santidad del principio de la vida.

No cocerás el cabrito en la leche de su madre, Ley inusual impuesta para no imitar un ritual común pagano de la fertilidad.

Tercer principio detrás de las Leyes alimenticias de Israel, establecían la separación de las demás naciones y prevenía que aquí Israel tuviera un compañerismo fácil (sentarse a comer) con gentiles.

Esta Ley, debido a interpretaciones extrañas rabínicas, se convirtió en la razón por la cual no podemos comer una hamburguesa con queso, no comestible según la Ley porque extienden la Ley donde todo producto lácteo no puede mezclarse con todo producto cárnico.

Los judíos ortodoxos que guardan la Ley extralimitada, no pueden comer carne y leche en la misma comida (ni en el mismo plato, con los mismos utensilios, ni cocinados en las mismas ollas).

Porque los rabinos insisten en que la carne pudo haber venido del ternero de la vaca que dio la leche para el queso, así que el queso y la carne se “cocerían” juntos en el mismo estómago y esto sería violar la Ley.

Para más detalles consulte el comentario de Levítico capítulo 11, allí se aclara la duración de la impureza ritual, en tal caso la mayor impureza ritual consiste en tocar a personas muertas o cosas tales como conservar las cenizas en casa.

Esto es idolatría e impureza ritual prolongada, que nos separa del Creador.

Versos del 22 al 23

La palabra indefectiblemente es importante, ya que el diezmo describe dar el diez por ciento, YEHOVAH DIOS mandaba a que realmente fuera el diez por ciento.

Se podría pensar, que los israelitas podrían descubrir maneras de dar menos del diez por ciento a YEHOVAH DIOS.

Todo el producto del grano que restaba, después que el grano de la semilla se sacaba. Esto significaba que el diezmo se evaluó sobre los ingresos, no en base a los activos totales.

Comerás delante de YEHOVAH DIOS, es cuando el diezmo se entregaba al Tabernáculo y posteriormente, al templo, una porción del diezmo se disfrutaba con una comida ceremonial “con” el Altísimo. El sobrante se daba al Sacerdote.

Para que aprendas a temer a YEHOVAH DIOS todos los días, era el propósito de diezmar, edificar honor y reverencia a YEHOVAH DIOS.

El propósito del Diezmo, era enseñarles siempre poner a YEHOVAH DIOS primero en sus vidas (Deuteronomio 14, 23b).

Versos del 24 al 27

Ya que el Diezmo se tenía que transportar a un solo lugar para toda la nación, unos se encontraban más lejos que otros.

Si alguien estaba muy lejos, se les dificultaba transportar el Diezmo requerido de grano y ganado.

Si la distancia impedía el traslado fácil de los animales, podían intercambiar su diezmo por dinero y usar ese dinero para diezmar cuando vinieran al Tabernáculo y posteriormente, el templo.

Leyes como estas demuestran que YEHOVAH DIOS tiene sentido común. ÉL no exige cosas irrazonables de su pueblo, creó una manera más conveniente de Diezmar para ellos.

Versos del 28 al 29

Algunos dicen que esto se refiere a otro Diezmo, algunas veces llamado “Diezmo pobre”, que se tenía que dar cada tres años.

Sin embargo, ya que habla acerca del diezmo que era para el levita y no solamente para el pobre, lo mejor es entender, que no era un diezmo adicional, sino que era un mandato que cada tres años el diezmo estaba disponible para el pobre, no solamente para el levita.

Los rabinos judíos sostienen el argumento que hay tres diezmos: (1) para los sacerdotes y levitas, (2) para las comidas comunales, (3) cada tercer año para el no hacendado (los levitas, los extranjeros, los huérfanos y las viudas).

“Así que todas las designaciones de los diezmos, hacen referencia a un diezmo básico el cual es puesto para varios usos”.

YEHOVAH DIOS bendecirá a un corazón que da. Pregúntale a cualquiera que da conforme a la Biblia y dice que son Bendecidos. Esto lo hace posible la Fidelidad de YEHOVAH DIOS

El Nuevo Testamento no menciona específicamente el mandamiento de diezmar, pero ciertamente habla de él de una manera favorable, si se hace con el corazón correcto. (Lucas 11, 42).

También es importante entender que el diezmo no es un principio dependiente de la Ley de Moisés, como lo explica Hebreos 7, 5-9, el diezmar se practicaba antes de la Ley de Moisés y era honrado por YEHOVAH DIOS.

Lo que el Nuevo Testamento si menciona con gran claridad en cuanto a este principio de “dar”, es que “dar” debería ser de una manera regular, planeado, proporcional y en privado (1 Corintios 16, 1-4).

También, que “dar” debe de ser generoso, en libertad y con alegría (2 Corintios 9, 7-15).

Si nuestra pregunta es, ¿Qué tan poco puedo dar y aun complacer a YEHOVAH DIOS? nuestro corazón no está en el lugar correcto, para nada.

Debemos de tener la actitud de algunos de los cristianos primitivos, quienes decían esencialmente: “¡No estamos limitados por el diezmo, podemos dar más!”.

“El dar y mayordomía económica, es un asunto espiritual, no un asunto financiero” (Lucas 16, 11).

Deja un comentario