Mosqueteros de Yehovah

Deuteronomio Capítulo 11

Versos del 1 al 7

YEHOVAH DIOS mandó a Israel a amarlo “entrega voluntaria sacrificial a los propósitos del TODOPODEROSO”.

El amar no es algo que depende meramente de un impulso o nuestros sentimientos.

Consiste en la prioridad que decidimos tomar, todo se reduce a determinar si nos sacrificamos por YEHOVAH DIOS o no.

Adicionalmente, esto nos recuerda a lo que YEHOVAH DIOS realmente quiere de nosotros, nuestro Amor.

Podríamos darle cientos de cosas, pero nada de eso realmente importa si no le damos nuestro Amor.

Así como Yeshúa Ha Mashiaj le dijo a la iglesia de Éfeso en Apocalipsis 2, 4 “Pero tengo contra ti, que has dejado a tu primer amor. Si perdemos el amor, lo perdemos todo”.

EL Amor por YEHOVAH DIOS nunca va en contra de su Palabra.

Algunas personas piensan, que su supuesto Amor por Yeshúa, les permite hacer caso omiso de sus mandamientos, pero esto no es Amor verdadero, en lo absoluto, es estupidez.

Como dijo Yeshúa Ha Mashiaj en Juan 14, 15 “Si ustedes me aman, guardarán mis mandamientos”.

Amor real por Yeshúa Ha Mashiaj, siempre se traduce a Obediencia.

Moisés se dirigió a la generación que vio las obras de YEHOVAH DIOS en Israel, tanto en la bendición como en la corrección.

YEHOVAH DIOS habló a la generación que debería conocer y recordar.

Datán y Abiram eran los dos asociados clave, quizá los instigadores en la rebelión de Coré (Números 16), donde YEHOVAH DIOS reivindicó a su siervo Moisés y líder sobre Israel, cuando Coré, Datán y Abiram retaron el liderazgo de Moisés.

Moisés, llamó a Israel a recordar lo que YEHOVAH DIOS hizo en su historia.

La mayor parte de la historia, tanto oficial como personal, se concierne en lo que el hombre ha hecho.

Sin embargo, YEHOVAH DIOS quiere que veamos la historia y veamos lo que ÉL ha hecho.

Aprendemos mucho más y somos mucho más beneficiados, al ver lo que YEHOVAH DIOS ha hecho, en lugar de ver lo que el hombre ha hecho.

Versos del 8 al 15

Recordar lo que YEHOVAH DIOS ha hecho en la historia, debería de guiar a Israel a una obediencia más grande y eso debería permitirles tomar posesión de la Tierra Prometida.

Los “Sacrificios en Obediencia” eran de gran valor para Israel.

Tenían la Promesa de una Tierra, que era mucho mejor que Egipto, la cual no tenía que ser irrigada artificialmente, sino que era regada por lluvias que YEHOVAH DIOS mandaba sobre esta nación Obediente.

Al llamar a Egipto el lugar donde regabas con tu pie, se refiere al sistema de irrigación artificial, utilizando hombres a pie para irrigación del Nilo a los campos más cercanos. Canaán era tan rica, que no necesitaba de ese tipo de irrigación.

YEHOVAH DIOS simplemente prometió “proveer” todo para Israel, solo si ellos elegían Obedecerle y ponerlo Primero.

La promesa de la Bendición de lluvia era importante, porque uno de los atractivos de los dioses de Canaán era Baal, el dios que supuestamente controlaba el clima y la lluvia.

Quizás los israelitas serían tentados a pensar, “bueno, estamos en Canaán, así que, si queremos lluvia, deberíamos de adorar al dios cananeo de la lluvia”.

Sin embargo, YEHOVAH DIOS dijo claramente, que solo deben de Obedecerle y adorarle a ÉL, ÉL suplirá lluvia en abundancia.

La lluvia temprana caía en octubre y noviembre, era importante porque esta ablandaba la tierra para sembrar y la preparaba para la semilla.

La lluvia tardía caía alrededor de abril y ayudaba a que los campos estuvieran listos para la cosecha.

Siempre están sobre la tierra, los ojos de YEHOVAH tu DIOS, desde el principio del año hasta el fin.

YEHOVAH DIOS declaró su cuidado especial por la tierra de Israel, tanto en ese momento como ahora.

Versos del 16 al 17

YEHOVAH DIOS tenía que advertirle a Israel en contra de los engaños de la Prosperidad.

La persona que se aparta de YEHOVAH DIOS en tiempos de Prosperidad, simplemente está siendo “engañada”.

Ellos creen que de alguna manera, son los responsables por las bendiciones recibidas y se vuelven orgullosos y auto-dependientes.

Justamente un juicio como este vino sobre Israel en los tiempos de Acab, el rey malvado de Israel en el tiempo que Elías era profeta (1 Reyes 17, 1).

La necesidad constante de lluvia, mantenía a Israel en dependencia constante del YEHOVAH DIOS.

Es bueno para nosotros, tener cosas que nos hagan depender constantemente de YEHOVAH DIOS.

Nunca debemos despreciar estas cosas, ni anhelar el día en que ya no necesitemos depender tanto de YEHOVAH DIOS.

Versos del 18 al 21

YEHOVAH DIOS no solamente llamó a Israel a conocer su Palabra de Vida Eterna, sino que también a atesorarla.

De la misma manera, debemos de amar la Palabra de YEHOVAH DIOS y extrañarla cuando estamos alejada de ella.

Debemos de tenerla en mente con anhelo, manteniéndola en nuestro corazón y alma.

La Palabra de YEHOVAH DIOS, tenía que ser su tema de conversación.

Podemos medir justamente nuestro Amor por la Palabra de Vida en cómo hablamos de ella a otros, especialmente a nuestros hijos.

YEHOVAH DIOS no quiere que tengamos una relación privada o secreta con su palabra.

La boca habla de lo que está lleno el corazón, nuestro lenguaje esencialmente muestra lo que realmente amamos.

Porque es lo que está continuamente en nuestra mente, por ello el mundo habla solo de sus codicias, el mundo revela por la boca su esclavitud y el demonio manifiesta sus tentaciones.

Versos del 22 al 25

Amarás a YEHOVAH DIOS, andando en todos sus caminos y siguiéndole a ÉL.

Todos los mandamientos se resumen en estas tres frases. En cada una de ellas, muestra una Obediencia que es más que simple “obligación”.

Se refiere a una relación de amor verdadera entre YEHOVAH DIOS y su pueblo, con una “Obediencia” que fluye naturalmente de esa relación.

YEHOVAH DIOS prometió pelear las batallas de Israel si era Obediente, se repite porque es el carácter del Creador.

Muchos desean que YEHOVAH DIOS pelee sus batallas, pero tienen muy poco interés en Obedecerle o Cultivar una “Devoción profunda de Amor”, de la cual nace la Obediencia.

YEHOVAH DIOS le repitió esta promesa a Josué, justamente antes de que el pueblo de Israel cruzara el Río Jordán hacia Canaán (Josué 1, 3).

Cuando Israel caminaba en Amor con YEHOVAH DIOS y era Obediente, eran invencibles.

Ningún hombre podía derrotarlos. ¡Era más grande YEHOVAH DIOS, quien estaba con ellos, que aquel que estaba en el mundo! (1 Juan 4, 4).

Versos del 26 al 28

Los tres grandes elementos del Antiguo Pacto eran la “Ley, el Sacrificio y la Elección”.

Israel podía hacer una Elección, Obedecer y ser Bendecidos o desobedecer y estar en maldición. Era una relación de causa y efecto con YEHOVAH DIOS.

Dependía de Israel. Si querían ser bendecidos, entonces, deberían andar en Obediencia, como pasó en los tiempos del rey David y Salomón.

Pero si desobedecían, serían maldecidos, como pasó en la mayoría del tiempo de los últimos reyes.

Una elección era requerida. No había una posición neutral. YEHOVAH DIOS no los iba a “dejar en paz”. Sería Bendición o maldición.

La idolatría era inherente en Israel, siempre que caminamos en desobediencia, nos exaltamos a nosotros mismos, en contra de YEHOVAH DIOS.

Declarando que nuestras reglas, nuestros estándares, nuestros deseos, son más importantes que los de YEHOVAH DIOS. Esta es la idolatría en su base y forma común.

Versos del 29 al 32

Pondrás la Bendición sobre el monte Garizim y la maldición sobre el monte Ebal.

La recitación de las Bendiciones en el monte Garizim y la maldición en el monte Ebal serán detalladas en los próximos capítulos.

Sin embargo, es claro que YEHOVAH DIOS, quería que la Palabra llegara a toda la nación, porque toda la nación era parte de este Pacto con el Altísimo.

El nombre Garizim está asociado con cosechas fructuosas y el nombre Ebal está asociado con la esterilidad.

Deja un comentario