Mosqueteros de Yehovah

Daniel Capítulo 7

Versos del 1 al 28

A partir de aquí el profeta ya no va a interpretar los sueños de otros, sino que un ángel le guiará para entender sus propios sueños y visiones.

Hay una transición de la profecía centrada en las naciones gentiles, a una profecía centrada en el pueblo judío.

Este capítulo guarda un claro paralelismo con el capítulo 2. En ambos encontramos una secuencia de cuatro reinos gentiles, que finalmente son sustituidos por un quinto reino que es divino y eterno.

Las dos visiones cubren el mismo período de tiempo desde el reino de Babilonia hasta el fin de la historia humana, hay cierta diferencia fundamental entre ambas visiones.

En el primer caso fue Nabucodonosor quien recibió la visión, mientras que la segunda fue vista por Daniel, esto determina todo el enfoque de las dos visiones.

Desde la perspectiva de un gobernante pagano como Nabucodonosor, los reinos de este mundo le parecerían que estaban llenos de esplendor, de ahí la imagen de la figura hecha de distintas clases de metales como oro, plata, bronce o hierro.

Pero desde el punto de vista de un hombre de YEHOVAH DIOS como Daniel, el verdadero carácter de estos reinos era como bestias salvajes, asesinas, destructoras y depredadoras.

Podemos decir, por lo tanto, que en el capítulo 2 se presentan los reinos de este mundo desde la perspectiva humana, mientras que el capítulo 7 nos ofrece la perspectiva divina.

Además, permite apreciar el conocimiento que YEHVOAH DIOS tiene del futuro de la historia de la humanidad, pero más que eso, también su soberanía y control absoluto de ella.

La precisión de estos capítulos proféticos ha molestado a los críticos incrédulos, que han intentado desacreditarlos argumentando que fueron escritos mucho después de que Daniel viviera.

De tal manera que para ellos no se trataría de profecía futura sino de historia pasada.

Pero son sólo sus prejuicios los que les llevan a estas conclusiones.

Primera Visión las Cuatro fieras (vs 1-8), tiene un gran parecido con el sueño de Nabucodonosor (Daniel 2, 28).

En ambas predomina el número cuatro, allá tenemos cuatro metales, clasificados por su valor y aquí cuatro bestias, clasificadas por su fuerza.

Pero aquí la atención está centrada en la cuarta bestia, que no tiene una denominación específica, pero que posee unas características muy particulares.

Esta cuarta bestia posee diez cuernos, de los cuales desaparecen tres para dar espacio a uno más pequeño.

Pero la visión no termina con la descripción de la cuarta bestia y su acción, luego aparece un anciano, un trono y un ser misterioso que en la narración se le da el apelativo de ”hijo de hombre” (vs 9-14).

Estos elementos nos indican que para el autor se representa aquí una especie de juicio, que el Altísimo realiza sobre la historia y sus protagonistas.

De hecho, el anciano y el tribunal entregan al “hijo del hombre” el poder sobre reinos y naciones, quienes se ponen a su servicio (vs 14. 26. 27).

El Nuevo Testamento identificará este “hijo de hombre” con Yeshúa, proclamado como el Mesías (Marcos 13, 26; 14, 62; Mateo 25, 31; Lucas 17, 22. 30; Hechos 7, 55-56).

El mensaje esperanzador de este juicio es el desmoronamiento de todo poder y potencia enemigos de YEHOVAH DIOS y el triunfo definitivo del proyecto divino y de sus fieles adoradores (vs 26-27).

1 comentario en «Daniel Capítulo 7»

  1. Amén amén amén, los pensamientos y decisiones de YEHOVAH están por encima del pensamiento de los hombres, éste capitulo muestra que el vivir dirigidos por Yehovah nos da una clara visión tal como la del Padre, pero ser guíados por la carne nos cambía la perspectiva a vivir fascinados por las cosas del mundo que Yehovah aborrece.

    Responder

Deja un comentario