Mosqueteros de Yehovah

2 Macabeos Capítulo 6

Versos del 1 al 11

Leyes persecutorias. El proyecto del mal continúa, su objetivo es helenizar la cultura judía.

Se prohíbe a los judíos vivir según sus costumbres (vs 1), cumplir la Ley, declararse judío (vs 6), se obliga la participación en cultos idolátricos (vs 7-8) y se ordena asesinar a todos los que no cumplan lo mandado (vs 9-11).

La profanación del Templo y la helenización están llegando a límites insoportables.

Versos del 12 al17

Se cambia el estilo literario historiográfico, por uno de corte sapiencial y reflexivo.

El tema es un Dios que castiga, con fines educativos, pero sin retirar su misericordia (Deuteronomio 8, 5; Isaías 54, 7-8; Proverbios 3, 12; Sabiduría 11, 10; Tobías 13, 5).

Versos del 18 al 31

Martirio de Eleazar. Comienza el relato de los mártires con un mejor desarrollo teológico que en el Primer libro de los Macabeos (1 Macabeos 1, 60-64 y 2, 29-38).

El primero de la lista es Eleazar, una figura que simboliza el judío de tradición, sabio, estudioso de la Ley y de conducta intachable (vs 18).

Eleazar es obligado a consumir alimentos prohibidos por la Ley (vs 18; Levítico 11,7-8; Deuteronomio 14,8; Isaías 65,4).

Hay que decir que estas normas serán superadas en el Nuevo Testamento (Marcos 7,19).

La actitud de Eleazar deja varias enseñanzas:

a. El derecho a la rebeldía ante quienes violan los derechos fundamentales.

b. La fidelidad al proyecto de Dios por encima de todas las cosas.

c. La propuesta de una resistencia pasiva, que activa la consciencia de sus hermanos en la necesidad de dar la vida por la libertad y la dignidad.

Algunos judíos “renegados”, por presunta amistad, le proponen a Eleazar un acto de fingimiento para salvar su vida.

Eleazar se niega por dignidad, pero sobre todo porque no quiere caer en la trampa de sus falsos amigos, que lo único que buscan es mostrar a Eleazar como un convertido a su causa (vs 21).

Un caso típico de corrupción, repetido hoy de mil formas por muchos que se llaman cristianos. La corrupción es una grave enfermedad que azota a todos los países del mundo, pero sobre todo a los países pobres.

Según Eleazar, los que actúan así salvarán la vida pero no se librarán del juicio de Dios, aún después de la muerte (vs 26).

Deja un comentario