Mosqueteros de Yehovah

2 Crónicas Capítulo 12

Verso 1

Roboam hizo esto cuando estaba fuerte y seguro. Confió en YEHOVAH DIOS cuando sintió que lo necesitaba, pero se volvió independiente del Altísimo en vez de más dependiente de ÉL.

1 de Reyes 14, 21-24 nos dice que este abandono de la Ley del YEHOVAH DIOS fue tan lejos como la tolerancia de sodomitas en la tierra, específicamente describiendo a prostitutas asociadas con el culto a los ídolos.

Es posible que el término “sodomitas” se refiera tanto a “hombres como a mujeres prostitutas cúlticas”.

Sin embargo, el término fue utilizado en Deuteronomio 23, 17-18 en distinción a las mujeres prostitutas cúlticas.

La peor parte sobre el pecado de Roboam es que llevó a todo el reino a pecar con él.

Versos del 2 al 4

Sosaq rey de Egipto, conocido en la historia egipcia como Sheshonq I, fue el fundador de la Dinastía XXII y su Faraón más enérgico.

Esta campaña en particular está documentada por una lista de ciudades palestinas conquistadas que se encuentra en la actualidad tallada en la pared de su templo de Amón en Karnak, Tebas.

Hay muchas explicaciones geopolíticas acerca de por qué los egipcios atacaron al reino de Judá en ese tiempo.

El cronista entendió que fue la mano de YEHOVAH DIOS en movimiento debido a su desobediencia.

Esta fue una amenaza seria para todo el reino del sur. Bien pudo haber perecido en solo dos generaciones después de David.

Verso 5

Este fue el mismo profeta que desalentó a Roboam de atacar a las diez tribus de Israel que rechazaron su liderazgo y formaron el reino del norte de Israel (2 de Crónicas 11, 1-4).

Él tuvo oportunidad de hablar con los príncipes de Judá porque estaban reunidos debido a la invasión de Sosaq.

Esta fue una corrección que igualó al delito. Si Judá insistía en olvidar a YEHOVAH DIOS, se encontrarían olvidados en su día de necesidad.

El gran peligro de decirle al Altísimo “Déjame en paz”, es que un día nos conceda esa oración.

Verso 6

Este arrepentimiento nacional inició con los líderes del pueblo. Históricamente, grandes movimientos del Espíritu de YEHOVAH DIOS son vistos cuando los líderes son celosos sobre el arrepentimiento y la humildad.

Este fue un gran resumen de su arrepentimiento y pecado. Reconocer que justo es YEHOVAH DIOS también es reconocer que nosotros no lo somos.

Entendían que se merecían su presente desgracia a manos de Sosaq.

Versos del 7 al 8

En respuesta al arrepentimiento de su pueblo, YEHOVAH DIOS le concedió a Judá salvarlos en breve.

No permitiría que fueran completamente destruidos, pero permitiría que les llegara cierta dificultad.

Cuando Judá abandonó la Ley del Altísimo, fue como si se ofrecieran a sí mismos como siervos de otro amo.

YEHOVAH DIOS les permitiría experimentar algunas de las consecuencias de servir a otro dueño.

Mientras fueron consagrados, encontraron que el servicio al señor era la libertad perfecta, cuando abandonaron al Altísimo, encontraron que el fruto era una esclavitud perfecta. Una vida pecaminosa es costosa y dolorosa.

Versos del 9 al 12

Salomón dejó grandes riquezas a su hijo Roboam, tanto en el Templo como en el palacio.

Después de solo cinco años, esa riqueza había desaparecido en gran medida, porque Roboam y Judá abandonaron la Ley de YEHOVAH DIOS.

1 de Reyes 10, 16-17 menciona estos 500 escudos, 200 grandes y 300 chicos. Estos escudos eran hermosas exhibiciones en la casa del Líbano, pero no eran de utilidad en batalla.

El oro era demasiado pesado y suave como para ser utilizado como metal para escudos eficaces.

Este fue un ejemplo del énfasis de imagen sobre substancia que inició en los días de Salomón y empeoró en los días de Roboam.

Roboam hizo en su lugar escudos de bronce y con estos patéticamente intentó mantener las apariencias anteriores.

Es como las almas, cuando son despojadas de su frescura y poder por el enemigo, trabajan laboriosamente por mantener una apariencia externa de prosperidad espiritual.

También se compara con una iglesia caída, que despojada de su fuerza y de su pureza, busca esconder su desamparo y cubrir su desnudez, con el ritualismo, falso avivamiento y unión,  cualquier cosa que prometa darles cierta apariencia.

El reemplazo del oro por el bronce, es una imagen perfecta del declive bajo los días de Roboam. La dinastía de David fue de oro a bronce en cinco años.

En los días de Salomón, Los escudos de oro colgaban en la exhibición de la Casa del Bosque de Líbano (1 de Reyes 10, 16-17).

Bajo Roboam, los escudos de bronce de reemplazo se mantuvieron en un cuarto de guardia protegido hasta que eran específicamente requeridos para ocasiones de estado.

Si YEHOVAH DIOS pudo mostrar favor a un hombre como Roboam, que tipificaba la actitud que resultó en el eventual colapso de Judá, siempre había esperanza para los que se humillaban delante del Altísimo.

El interés en el pueblo era sin duda un estímulo directo para los contemporáneos del Cronista para buscar a YEHOVAH DIOS por sí mismos.

Versos del 13 al 16

Por la misericordia de YEHOVAH DIOS, sobrevivió a la amenaza de Sosaq y reinó hasta su muerte natural.

La raíz del problema de Roboam, es que no se ocupó de la primera función de un rey que consiste en desarrollar el deseo de servir adorando a YEHOVAH DIOS, como su padre David. En ocasiones sí buscó a YEHOVAH DIOS, pero nunca con un corazón preparado.

El Cronista parece prestar mucha más atención a la vida de Roboam que el escritor de 1 de Reyes.

Esto es porque Roboam es de cierta forma un ejemplo y un estímulo para los exiliados, que regresaban para todo lo que el Cronista escribió en un principio.

Mientras que Reyes acepta las muy reales fallas de Roboam como líder, Crónicas está dispuesto a demostrar el valor del arrepentimiento y la extensión de la misericordia de YEHOVAH DIOS.

Como el primer rey de Judá, Roboam es un ejemplo de los tratos de YEHOVAH DIOS con toda la dinastía de David.

Por lo tanto, los siguientes temas se ven en la descripción de Crónicas de Roboam:

· Obediencia a la palabra profética (2 de Crónicas 11, 1-4).

· Fortalecer el reino mediante la construcción de obras (2 de Crónicas 11, 5-12).

· Actividades de sacerdotes, levitas, y de los que buscan a YEHOVAH DIOS (2 de Crónicas 11, 13-17).

· Una familia real en expansión (2 de Crónicas 11, 18-21).

· Humilde arrepentimiento (2 de Crónicas 12, 5-12).

1 comentario en «2 Crónicas Capítulo 12»

  1. Mientras fueron consagrados, encontraron que el servicio al señor era la libertad perfecta, cuando abandonaron al Altísimo, encontraron que el fruto era una esclavitud perfecta. Una vida pecaminosa es costosa y dolorosa.

    Esto es lo que hoy podemos ver como consagrados de YEHOVAH, al hacer memoria de la antigua manera en la que vivía con toda certeza puedo decir: Comencé a vivir cuando le conocí. No hay nada más seguro que vivir consagrados para YEHOVAH

    Responder

Deja un comentario