Mosqueteros de Yehovah

1 Macabeos Capítulo 11

Versos del 1 al 18

Tolomeo VI en Antioquía. Estamos ante una página magistral que demuestra la fragilidad de los pactos entre emperadores o poderosos, al estar mediados casi siempre por el engaño, la calumnia, la muerte, la codicia y la ambición de poder.

Todo lo contrario con el Pacto o Alianza de Dios con su pueblo, mediado siempre por la fidelidad y la misericordia.

Cristo también selló con su sangre un pacto de amor con la humanidad, que se rompe cuando la injusticia y la violencia excluyen el proyecto de Jesús para incluir el proyecto de los codiciosos y ambiciosos.

Restablecer el amor y la justicia en el mundo es la única manera de respetar y hacer visible la alianza con Dios y su Hijo Jesucristo, en el mundo de hoy.

La mujer es presentada como un premio mayor en manos del padre, que lo entrega al que más se acerque a sus intereses.

Así, Cleopatra pasa de Alejandro a Demetrio sin que en algún momento se le consulten signo de patriarcalismo que aún sigue vigente.

Versos 19 al 53

La historia y los personajes se repiten, solo cambian los años y la descendencia. Demetrio II llega al poder y los judíos “renegados” aprovechan para hablarle mal de Jonatán.

La diferencia con los relatos anteriores es que Demetrio, antes de iniciar una guerra, invita a Jonatán a un diálogo en Tolemaida.

El autor entusiasma a sus lectores contando los detalles de la habilidad diplomática de Jonatán y la “bondad” de Demetrio II, que ratifica sus privilegios y concede otros al pueblo judío.

Cuesta entender que el ejército judío termine al servicio de emperadores que han tejido por siglos historias de opresión y esclavitud para él.

El autor, en su intención de resaltar la figura de los Macabeos, describe el contraste entre la fidelidad de Jonatán a lo pactado y la traición de Demetrio II, quien en la primera oportunidad incumple los acuerdos.

De nuevo se confirma que los pactos de los poderosos son flor de un día.

Versos del 54 al 74

Intrigas de Trifón. La historia se repite, los herederos de Lisias y Antíoco V siguen enfrentados, Demetrio II contra Antíoco VI.

Jonatán vuelve a estar en medio de los oponentes, Antíoco VI lo confirma como Sumo Sacerdote y como “grande en el reino” (Vs 57).

Hay que resaltar la entrada en escena de Simón, hermano de Jonatán, nombrado gobernador militar y protagonista de una importante acción militar.

El autor comienza a prepararnos para el traspaso de poder de Jonatán a Simón Macabeo.

Pero antes de la despedida, el autor le tributa un homenaje a Jonatán, describiendo una batalla fantástica donde abandonado por su ejército, decide él solo, acompañado de dos oficiales y en una actitud de penitencia y oración, enfrentar el ejército enemigo compuesto por millares de militares.

Lo que se presagiaba como una segura derrota se convierte en una sólida victoria.

Jonatán como legitimo heredero de la gesta de los macabeos fue respaldado con ayuda de YEHOVAH, ya que lo que estaba en juego era destituirle como Sumo Sacerdote.

El Todopoderoso salió en defensa de Jonatán, lo que se debe a la memoria de Matatías quien inició toda esta campaña, para preservar la adoración al Nombre y la Ley de Justo Juez.

No podemos acreditar la ayuda del Todopoderoso a la oración directa de Jonatán, porque cuando los judíos hacen pacto con otros estados, desata el Celo de YEHOVAH por poner su confianza en los hombre y no en Dios.

Se requirió ser abandonado por todos, para clamar al cielo por ayuda, su Victoria refleja el llamado de YEHOVAH al “Arrepentimiento” para ejercer en Santidad la motivación del primer Amor.

Deja un comentario